23 años, formado en el Gremio, un metro setenta de puro Joga Bonito. Estas las características de la revelación anfitriona de la Copa América

Alguien que nace en una ciudad llamada Maracanaú, muy difícilmente puede desasociarse del fútbol. Ese es el caso de Everton Sousa Soares, nacido el 22 de marzo de 1996 en el norte de Brasil, este chico formó parte de las juveniles del Gremio desde muy temprano. A los 17 años firma su primer contrato con el equipo de Porto Alegre y debuta bajo el mando de Enderson Moreira un 19 de enero 2014, en un partido de visitante ante Paranaense.

Cebolinha, su sobrenombre, es debido al parecido con el homónimo personaje del cómic “Mónica y sus amigos”. Con el pasar del tiempo, este chico ha ido demostrado todo su potencial. Everton es un jugador que lleva la bandera de Brasil tatuada en su estilo de juego. Es sin duda lo más brasileño de Brasil en esta Copa América. El regate, la velocidad y la finalización de la jugada, son características que, un poco por la evolución del fútbol, un poco por falta de materia prima, habían salido del radar de la selección amazónica.

Everton, tácticamente hablando, es un mediocampista con tendencia a recostarse sobre la banda derecha. Es sumamente capaz de generar juego, y es hábil en el desmarque. Una de sus jugadas preferidas es ganarle las espaldas a los rivales y marcar un pase filtrado, gracias a eso, se convierte en jugador desequilibrante que puede generar superioridad numérica. Excelente también en la fase de traslado del balón, gracias a su habilidad de mantener el balón pegado al pie, junto a su velocidad.

Cebolinha le ha ganado el pulso a David Neres en esta selección. El jugador del Ajax, que venía de una gran temporada con el equipo holandés, ha dejado mucho que desear en esta Copa América. Su timidez al atacar y su poca efectividad, fueron perfectamente remplazadas por Everton, quien cuenta con 2 goles en 3 partidos. En números el chico del norte de Brasil ha cosechado, con el Gremio, 145 partidos, anotando 37 goles. Mientras que con la selección de su país, apenas 6 partidos y 2 tantos. Su valor de mercado, según Transfermarkt, es de 20 millones de euros y posee un contrato hasta diciembre 2022.