Kimberly Goncalves destaca la disciplina como herramienta por encima de las medallas en el karate

Arnaldo Fernández l @fernandzarnaldo Fotos: Rafael Briceño Edición de Video: Omnaiberth Arellano

Una karateca integral en todos los estilos desde kumite hasta kata por equipo y que desde su trinchera sueña con regresar al dojo para hacer lo que más le gusta

Con sus primeros pasos en las artes marciales, ya Kimberly se muestra como una de las serias aspirantes al futuro cercano del karate en Venezuela, con mucho trabajo, esfuerzo y constancia. Siempre impulsada por su hermano, el sensei Brian Goncalves, quién la llevó a subirse a los tatamis.

Dentro de esta cuarentena, el equipo de Contrapunto se comunicó con Kimberly, para conocer un poco acerca de su historia y de cómo está llevando este proceso de cuarentena a causa del nuevo coronavirus.

“Comencé en el karate por mi hermano; antes de eso desde los 5 años había hecho ballet y gimnasia pero luego se complicaron los horarios por ser más avanzada y no quedó más opción que dolorosamente retirarme y comenzar a probar con el bello arte del Karate, donde mi hermano ya estaba desde los 5 años. “Sin duda, creo haber tomado la decisión correcta”, comenzó así nuestra conversación con una atleta que muestra su pasión por las artes marciales.

¿Cual es el logro más importante que has tenido en esta disciplina?

Uno de los logros más grandes para mi ha sido incursionar en el kata equipo; para mi era un sueño. Ahora formar parte de uno y trabajar junto a mis Senseis por mejorarlo es increíble.

Pero más allá de las medallas y el mundo competitivo, mi mayor logro considero que es todos los valores que he aprendido y como he moderado mi carácter gracias a esta disciplina

¿Cual es el triunfo más importante que te ha dado el karate más allá de las medallas?

Unificar a mi “Familia”; una de las mejores cosas que te da el karate son las verdaderas amistades, que al final se convierten como en familia para nosotros. Así que diría que ese es mi mayor logro; poder decir que cuento con personas maravillosas que me estarán apoyando… ¡Cuando pierda o cuando gane!

¿Que tiene el karate que no tenga otro arte marcial?

Creo que en todas las artes marciales se mantiene siempre una disciplina, un respeto, pero el karate considero que es distinto, es una mezcla de euforia con elegancia. Pero ante nada, siempre con respeto y pasión.

¿Como te ha motivado tu familia para seguir adelante en este deporte?

Siento que el apoyo, sea o no familiar directamente, es una de las cosas más importantes, Para cualquier deporte, estudio, pasión… lo que sea realmente.

Mi familia me ha apoyado siempre de una manera increíble, en la parte económica que considero es una de las cosas que más nos cuesta a los atletas “jovenes”, pero más allá de eso siempre han esto ahí para mí apoyándome… a su manera (Risas). Quizá a veces de una manera de “regaño”, pero es lo que nos hace reaccionar…

¿Cual es el Karateca que más admiras?

Siempre he dicho que uno de los karatecas que más admiro es mi hermano, todo lo que hemos pasado juntos… Simplemente demuestra la madurez por la está formado.

Viéndolo más de una manera competitiva, Admiro a Andrés Madera, para mi es el mejor… Después de mi hermano (Risas).

En estos tiempos de coronavirus ¿Que aporte como Karateca le estás dando a la humanidad?

Aunque suene gracioso, creo que el mejor aporte que le estoy dando a la humanidad es simplemente quedarme en casa… No es fácil, extraño el Dojo de una manera inefable pero por estos momentos, es lo mejor.

¿Como visualizas el regreso a los tatamis al final de la pandemia?

¡Wow! esto es una de las mejores visualizaciones, deseo volver al tatami de una manera gigantesca. Volver a ver a todos mis alumnos contentos de estar de vuelta al Dojo.
Y con respecto a las competencias, queda pendiente la Simón Bolívar, uno de los más grandes eventos del karate a nivel nacional… ¡Veremos que pasa!