“No puedo describir este sentimiento, este momento. Medalla de oro con récord olímpico y récord mundial. ¡Wow!, una noche fantástica”, esas fueron las primeras palabras de la saltadora Yulimar Rojas tras su participación en la final de los Juegos Olímpicos

La venezolana Yulimar Rojas, campeona olímpica de triple salto con nuevo récord mundial (15,67), vivió este domingo en Tokio “una noche fantástica” y aseguró no tener palabras para describir sus sentimientos.

“Me he quedado sin palabras. No puedo describir este sentimiento, este momento. Medalla de oro con récord olímpico y récord mundial. ¡Wow!, una noche fantástica”, fue su primer comentario al abandonar la pista del estadio olímpico, camino de la zona mixta donde la esperaban los medios de comunicación.

Con respecto al nuevo récord del mundo, aseguró que lo estaba buscando. “Sabía que tenía esa marca en mis piernas y que podía salir hoy. Estaba fallando un poco en la técnica, pero el último salto fue para darlo todo y así fue. Me concentré en dar lo mejor de mí misma, de disfrutar y salió”.

Aseguró: “Me siento complacida, satisfecha por esta nueva marca, por este nuevo registro y esta medalla de oro para mi país. Qué felicidad es lograr las cosas que te propones”.

Yulimar Rojas, que ya era doble campeona mundial, ha conquistado en Tokio su primer oro olímpico con un nuevo récord del mundo, 15,67 metros en su último intento, y Ana Peleteiro, su compañera de entrenamientos en Guadalajara bajo la dirección del cubano Iván Pedroso, ganó el bronce después de batir dos veces su récord de España.