Son muchos los nombres que vienen a la mente cuando hablamos de futbolistas retirados, en Sudamérica te traemos cinco de ellos desde la época de los 80 hasta principios de 2010

El fútbol no para su rumbo, más allá de Messi y Cristiano Ronaldo, son muchos los jugadores que salen a diario como las grandes promesas del Deporte Rey, los amantes de esta disciplina extrañan a grandes luminarias que han dejado una huella imborrable dentro de los terrenos de juego.

Luego del paso de la Copa América, en donde Brasil obtuvo el campeonato, Argentina mostró el futuro de sus selección, los peruanos sorprendieron llegando a la final, entre otros acontecimientos. Pero más allá de esto, son varios los jugadores de antaño que son extrañados por la fanaticada sudamericana, por lo que te traemos una lista de los cinco cracks que extraña el fútbol en Conmebol.

Diego Armando Maradona: El mítico 10, “El Pelusa”, al que Víctor Hugo Morales bautizó como el “Barrilete Cósmico”, luego de driblar como conos a los ingleses en el 86. Maradona llevó a dos finales del mundo a Argentina, obteniendo la del 86 y quedando inmortalizado como una de las leyendas del balompié mundial.

A pesar de la aparición de Messi, ese Mundial de Maradona lo sigue colocando como el futbolista más importante en la historia de Argentina. Inolvidable resulta la manera como el Diego llevó al Napoli a los grandes escenarios europeos, y los puso a convertir en Italia.

Sin lugar a dudas, Maradona es uno de los cracks que más extraña el fútbol sudamericano y el que sentía los colores de su camiseta de manera única.

Ronaldinho Gaucho: Con la selección de Brasil ganó absolutamente todo lo que disputó, de igual manera, llegó al Barcelona siendo el encargado de devolverle la sonrisa a la fanaticada azulgrana.

Muchos piensan que pudo haber jugado más de lo que lo hizo, pero su buen humor y su humildad lo llevó a saber cuándo era el momento de decir adiós, y de jugar al fútbol como una actividad divertida.

Ronaldinho trasladaba las canchas de las calles a los grandes escenarios mundiales, se divertía en Europa de la misma manera que lo hacía en el garaje de su casa, y la samba era obligatoria en el vestuario donde jugaba.

La eterna sonrisa del fútbol brasileno y mundial, es hoy en día extrañada por la fanaticada.

Carlos Valderrama: Además de su magia, es inolvidable su extravagante melena, “El Pibe” formó parte de una generación histórica de Colombia, la cual por cosas de la vida no trascendió en Copas del Mundo.

La visión de juego de Valderrama era única e inigualable, la capacidad de pensar y de hacer rodar el balón la demostraba a centésimas de segundos, estuvo presente en tres Copas del Mundo, y finalizó su carrera destellando su magia en la MLS.

Enzo Francescoli: “El Principe”, un futbolista uruguayo con una elegancia que lo marcaba como sello de calidad, una elegancia que ha llevado a futbolistas de la talla de Zinedine Zidane a tomarlo como ejemplo.

Idolo eterno de River Plate, campeón de la Libertadores, Francescoli es y será recordado como uno de los máximos exponentes del fútbol uruguayo, su pegada y su visión de juego tienen un sitial reservado entre los más grandes futbolistas sudamericanos.

Álex Aguinaga: Conocido como “El Maestro”, es hoy en día uno de los ciudadanos más internacionales que dio Ecuador, Aguinaga es considerado unos de los mejores jugadores ecuatorianos de todos los tiempos.

Cosechó varios triunfos en el futbol mexicano y estuvo presente en la primera clasificación de Ecuador a la Copa del Mundo en 2002, un centrocampista como pocos y que los terrenos de juego extrañan.