Con o sin apoyo, María de los Ángeles busca sumar más triunfos en el roller freestyle

Arnaldo Fernández l @fernandzarnaldo Fotos: Rafael Briceño

Campeona sudamericana de su disciplina y con un talento que se pierde de vista, no para de entrenar y mostrar su talento en las rampas

María de los Ángeles es una joven patinadora de la especialidad “Roller Freestyle”, generalmente la pueden ver practicar en las Naciones Unidas de El Paraíso, sin embargo, Contrapunto la citó en el Skatepark de Chacao en donde conversamos con ella en exclusiva para nuestro segmento deportivo.

Nunca nos ha revelado su apellido, no porque no le gusta, sino porque simplemente quiere ser conocida como María de los Ángeles, una chica que siempre anda con el casco puesto y lo demuestra en otra entrevista en nuestro portal donde es una conocida invitada.

“Últimamente solo he patinado en las semanas flexibles en donde me dejan entrenar en las Naciones Unidas, martes y jueves, del resto me vengo al este los fines de semana a patinar en la calle y obviamente en las semanas radicales no puedo salir de mi casa”, afirmó.

No ha sido fácil para la campeona sudamericana el tema de la pandemia, ya que al principio duró hasta cuatro meses sin poder montarse en los patines a hacer lo que más le gusta. Cuando retomó su rutina, le costaba un poco poder hacer un buen truco, pero como toda una guerrera logró ponerse a tono nuevamente.

“Al principio lo que hacía era pura preparación física, ver vídeos y leer muchos libros, esa era toda mi rutina”, subrayó quién también ha cursado estudios de antropología.

María de los Ángeles destaca la evolución de este deporte en Venezuela, sin embargo, no cuenta con el apoyo necesario con que debería tener departe de las autoridades e instituciones deportivas del país: “Esto nos afecta en las competencias internacionales, pues no tenemos el sustento conque poder asistir a las mismas”.

Afirma que han tenido contacto con distintas instituciones deportivas, las cuáles en repetidas oportunidades les dicen que prestarán ayuda y terminan “haciendo nada como siempre”.

Con o sin el apoyo de los entes deportivos, María de los Ángeles se ve ganando más competencias afuera. A pesar de todos estos problemas ella sigue adelante porque asegura sentirse apasionada por lo que hace además de considerar que tiene mucho futuro dentro de su disciplina.

En cuanto al apoyo familiar destaca el temor de su madre cada vez que compite ya que en la última competencia a la que asistió a verla se golpeó en la cabeza. A pesar de decirle que está “loca”, cuando lleva los trofeos a la casa se emociona: “Es lindo saber que personas que no creen en ti, pero que si creemos en nosotros mismos es lo que realmente importa”.

En cuanto a la dificultad de esta disciplina destaca: “Todos los días tengo miedo, porque todos los días intento aprender algo nuevo y para llegar adonde tengo que llegar me tengo que caer”.

Cuando ganó el sudamericano en Colombia destaca la seguridad que sintió y la concentración fue tan grande que no sintió el ruido de las personas, se sintió sola en la rampa, lo demás fue historia y se trajo el máximo trofeo para Venezuela.

El mayor sueño como competidora del Roller Freestyle es ver a sus compañeros compitiendo afuera y que cuenten con el apoyo necesario para poder comprar sus implementos a diario y poder cambiar de patines todos los meses si es posible.

En Venezuela, a su corta edad y por todos los logros que ha obtenido, María de los Ángeles se considera una referencia de su disciplina.

Finalmente recuerda todas las bases que se cayó al comienzo de su carrera, y que hoy en día puede realizar trucos que antes no imaginaba: “A pesar de que tengan miedo, inténtenlo, no pierden nada, pues no hay nada más bonito que hacer algo que nadie hace”, finalizó.