Yoko es una instructora de yoga y dueña de cuatro hermosos perros. Pero tiene un problema que se ha visto reflejado en sus redes sociales, no logra que uno de sus perros pose “decente” para las fotos

Cada vez que Yoko quiere mostrar en su cuenta de Instagram a sus perros, tres de ellos: Kikko, Sasha y Momo posan para fotos grupales, mientras que un cuarto, Hina, siempre encuentra la manera de sabotea el momento.