El joven maracucho demuestra que las redes sociales pueden ser utilizadas con un verdadero propósito en estos tiempos tan difíciles

Manuel Alejandro Núñez,  a sus 22 años de edad,  oriundo de Maracaibo, ha tomado como misión de vida  tender una mano amiga, para ayudar a quien más lo necesita.

En tal sentido,  a través de su cuenta  en Instagram @ManuelConecta, con la cual ha logrado conformar, hoy en día,  una gran comunidad en las redes sociales,  comenzó impulsando la iniciativa #UnDiaDiferenteChallenge. “¿En qué consiste?,  muy simple,buscar a una persona de escasos recursos y llevarla a  pasar un día distinto contigo, llevarla a comer, a cortarse el pelo, a cambiarse de ropa, y sobre todo escucharla, lo más importante regalarle tu tiempo, lo cual no sólo es algo sumamente valioso, sino  que,  en ciertos casos,  no puedes recuperar”, comentó el joven influencer.

Manuel tenía la  idea clara desde un principio: “Quiero usar las redes sociales única y explícitamente para hacer el bien, y al mismo tiempo enseñar y motivar a las personas también a hacerlo”..

Así  desde el 18 de Febrero del presente año 2020, después de organizar bien su idea,  decidió  lanzar el proyecto “Manuel Conecta”,. el cual se basa en fomentar iniciativas que sumarán esperanza. Con la firme intención de  inducir a miles de personas en todo el mundo, a replicar este tipo de ayudas.

De esa manera, graba un primer capítulo  y lo sube  a  sus  redes sociales. Y fue un éxito, pues “al  señor Naudi Ramón, protagonista del capítulo, comenzaron a reconocerlo en las calles y no sólo eso, sino que logré que él pudiera recibir más ayudas, de esa forma me dije: ‘ esto es lo que tienes que hacer’. subrayó.

De igual manera, añadió:  “tengo años realizando este tipo de labores,  pero después de tener distintas experiencias en mi vida que me fueron permitiendo aprender, decidí, en el nombre de Dios, fusionando el Marketing,  una de mis pasiones, con la  ayuda a la gente  que  es otra pasión  para mí,  crear un proyecto que pueda impactar  positivamente  a la sociedad. Además de Dios, que es el que siempre va guiándome y va por delante de mis planes. Y me pregunté: ¿por qué no comienzo a lanzar Challenges, es decir retos, los cuales inviten  a las personas también a unirse?”.

Ante la coyuntura que vivimos a causa del COVID-19, la premisa de Manuel ha sido la adaptación,  todo un desafío. Pues exige de  cada uno de nosotros, en cualquier área a la que nos dediquemos,   ser  más creativos,  para poder seguir adelante.”Comencé a lanzar nuevas iniciativas las cuales,  gracias a Dios inclusive, tuvieron más éxito que la primera.

En ese mismo proceso de adaptación en vista de las dificultades surge: .#ElTiempoDeDiosEsPerfectoChallenge,  para brindar un mensaje  a las personas que consiste en que,   por muy duras que sean las circunstancias,  el tiempo de Dios siempre fue, es y será perfecto. Cuando estamos a punto de rendirnos llega Él, en ese momento exacto. Así que el reto era el siguiente: buscar a personas que   atraviesan  situaciones complicadas y llegarles de sorpresa con una compra grande de comida diciéndoles:’ Todo lo que está en esta maleta (La maleta del carro   llena) es tuyo’.

Ellos, sin entender nada abren la maleta y se encuentran con ese gran regalo. Obviamente su impresión mediante los videos recorre el mundo y eso causa una reacción en cadena,  para que muchos más  se sumen, a fin de   tender una mano. Luego decidí sacar la serie #DiosNoAbandona, donde intento brindar  una oportunidad,  entregando en cuanto  mis posibilidades me lo permitan, una cantidad de dinero (de sorpresa) para que  puedan comenzar a emprender en una labor   productiva que Dios mediante les permita vivir, por supuesto las reacciones son mágicas”.

Trayectoria a pulso

Manuel Alejandro Núñez Chourio,  actualmente, estudia para obtener la Licenciatura en Administración de Empresas,  mención Mercadeo en la Universidad Rafael Belloso Chacín, en la ciudad de Maracaibo.

Cuando habla del significado que tienen para él estas iniciativas que desarrolla, afirma que representan,  absolutamente todo: “siempre les repito a las personas, ‘nosotros venimos al mundo para servir, no para ser servidos’, y todos absolutamente todos sin excusa alguna,  en cuanto  nuestras posibilidades nos lo permitan, de alguna u otra manera, podemos ser instrumentos de Dios en la Tierra,  ayudando a quien que de verdad lo necesita.

Es duro, sumamente complicado en ocasiones vivir esta clase de experiencias, ya que te toca ver toda clase de situaciones  desgarradoras, que  simplemente debes intentar entender, pero lo importante es brindar apoyo a  esas personas, para que no se sientan solas. Los individuos en situación de calle, viven, sienten, y pasan por cosas terribles.

Debe eliminarse esa falta de empatía en la sociedad, cuando por ejemplo,  vemos a una persona comiendo de la basura y no la ayudamos  porque pensamos que ya resulta ser algo ‘normal’ en el mundo. Busco motivar a miles para que se sumen y hagan lo que yo estoy haciendo. Aspiro transmitir un mensaje de reflexión para que cada vez, muchísimas más personas alrededor del mundo puedan ser atendidas”.

Relata una anécdota, que confiesa marcó su vida: “conocí a un señor vendiendo chupetas en una esquina de la ciudad de Maracaibo, un hombre de 61 años con una parálisis en la mitad del cuerpo,  quien   todos los días camina durante horas para poder venderlas y de esta forma poder llevar algo de comida a su hogar. Me sentí sumamente conmovido así que sin conocerlo, decidí invitarlo a grabar un capítulo. Gracias a Dios fue un éxito,  pues al señor Douglas, hoy en día, le llegan ayudas de países como España, Estados Unidos, Reino Unido y demás, básicamente no sería descabellado decir que: ‘Un simple video cambió su vida’. Es increíble lo que las redes sociales pueden causar,   cuando se utilizan para el bien”.

Entre sus proyectos a mediano plazo figura constituir legalmente una fundación, que le permita consolidar su proyecto,  “quisiera tener la posibilidad de viajar por distintos países a transmitir, ayudando a personas sin hogar, este mismo mensaje. Tener difusión, alcance, nada más que eso, no busco fama, ni dinero, ni reconocimiento. No trabajo con ninguna organización, trabajo de manera independiente. En la gran mayoría de las veces cuando realizo una entrega,  ni siquiera saben mi nombre. Yo no llego a ayudar a alguien diciendo: ‘toma, esto te lo da Manuel Núñez’ No, siempre llego y les digo: ‘esto, te lo manda Dios’. Quiero que salgan influencers jóvenes emocionados,  por replicar esta clase de contenidos y que Dios mediante las redes sociales, nos permitan lograr más asistencia  para los  vulnerables”  

Para seguir de cerca los pasos de Manuel Núñez,  pueden hacerlo a través de sus redes sociales: @ManuelConecta.