La NASA no mencionó. por ahora. la posibilidad de tener que atrasar de nuevo esta misión histórica que va a allanar el camino para el regreso de los astronautas estadounidenses a la Luna con vistas a una futura colonización del satélite terrestre

El equipo de la misión lunar Artemis I de la NASA actuó para detener una nueva fuga en el sistema de suministro de hidrógeno líquido en la parte central del cohete SLS, horas antes del lanzamiento previsto para este sábado desde Cabo Cañaveral, en la costa atlántica de Florida, informó la agencia espacial de EE UU.

Tras aplicar presión con helio sobre la zona de la fuga se procedió a reanudar el flujo de hidrógeno líquido, pero de manera muy lenta para poder ver si efectivamente la fuga se ha detenido, según un mensaje publicado en la página web de la misión Artemis I.

La ventana de lanzamiento de dos horas se abre a las 14:17 horas locales (18:17 GMT) del sábado y si por causas técnicas, meteorológicas u otras hay que volver a atrasar el despegue, el siguiente intento se hará el lunes, 5 de septiembre.

Como ocurrió el 29 de agosto, cuando hubo que cancelar un primer intento debido a un fallo en uno de los cuatro motores RS-25 del poderoso cohete SLS, la llamada “costa del Espacio”, la comarca donde están enclavado el centro espacial, está llena de visitantes deseosos de contemplar el lanzamiento.

El objetivo de esta misión considerada histórica es poner a prueba las capacidades del poderoso cohete SLS (Space Launch System), de 98 metros de altura (322 pies), y la nave Orión, con capacidad para cuatro astronautas.