Descubren planeta potencialmente habitable a 31 años luz de nosotros

El planeta bautizado GJ 357d, el más lejano respecto a la estrella central de sus sistema, es particularmente intrigante para los investigadores quienes consideran que puede ser habitable

Astrónomos reunidos en un grupo internacional anunciaron este jueves primero de agosto el descubrimiento de una supertierra o exoplaneta terrestre que se encuentra a 31 años luz de nosotros (relativamente cercano en términos astronómicos) el cual puede ser potencialmente habitable. La información fue ofrecida por Rafael Luque del Instituto de Astrofísica de Canarias en España.

La noticia fue difundida también por la La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio EEUU (Nasa por sus siglas en inglés). Tres planetas orbitan una estrella bautizada GJ 357 (enana roja de tipo M), con una masa equivalente a la tercera parte de nuestro sol y 40% más fría que él.

En febrero de 2019 el satélite de sondeo Tess, de la Nasa, captó en sus cámaras que la estrella se atenuaba ligeramente cada 3,9 días, revelando la presencia de un exoplaneta en tránsito, al cual le dieron el nombre de GJ 357b, pero resultaron ser tres.

GJ 357d, el más lejano respecto a la enana roja que orbita, es particularmente intrigante para los investigadores quienes creen que puede ser habitable, a diferencia de sus otros dos compañeros de sistema, por ser demasiado cálidos.

Entre las señales de habitabilidad de un planeta se incluyen un terreno rocoso, un tamaño similar a la Tierra y una distancia respecto a su sol ni muy cercana ni muy lejana de modo que pueda haber agua líquida, un factor clave para la vida.

Dada la distancia con su estrella, los investigadores estiman que el planeta GJ 357d tiene temperaturas de -53 ºC, explicó Luque.

Pero “si este planeta tuviese atmósfera podría retener el calor que recibe de su estrella y el agua podría ser líquida”, añadió.

Los investigadores creen que GJ 357d no es el primer planeta potencialmente habitable descubierto cerca de nuestro sistema solar y los primeros indicios apuntan a que su tamaño oscila entre una y dos veces el de la Tierra.

.