El director de las creaciones Clint Hocking describió el universo del juego como un Reino Unido post-Brexit, en el que los ciudadanos deben combatir contra el extremismo y “liberar Londres”

El gigante francés de los videojuegos Ubisoft presentó este lunes un servicio de suscripción y un título inspirado en la actualidad que tiene lugar en un Londres post-Brexit, amenazado por la dictadura y los extremistas.

El último episodio de la saga “Watch Dogs”, protagonizada por un pirata informático capaz de controlar a la gente y los sistemas, se estrenará en marzo de 2020, según comunicó la compañía en la víspera del inicio del salón anual de los videojuegos E3 (Electronic Entertainment Expo) en Los Ángeles. 

“Watch Dogs Legion” tiene lugar en un Londres futurista donde la automatización y la inteligencia artificial destruyen la economía y donde las criptomonedas han sustituido la libra esterlina. 


El crimen organizado y grupos extremistas controlan el gobierno en una ciudad vigilada constantemente por drones. 

“Queríamos crear un juego que reflejara el mundo en el que vivimos (…). Su misión es formar la resistencia contra la emergencia de un régimen totalitario”, indicó Alexandre Parizeau, del estudio Ubisoft en la ciudad canadiense de Toronto. 

El director de las creaciones Clint Hocking describió el universo del juego como un Reino Unido post-Brexit, en el que los ciudadanos deben combatir contra el extremismo y “liberar Londres y el mundo de la tiranía”.

Ubisoft anunció además su servicio Uplay+, disponible a partir del 3 de septiembre por 14,99 dólares al mes en Estados Unidos y en Europa. 

Sus usuarios podrán acceder al catálogo de Ubisoft desde una computadora y descargar sus títulos favoritos, explicó este lunes Brenda Panagrossi, vicepresidenta del grupo.

El grupo francés se suma así a los numerosos pesos pesados de la industria, como Microsoft, que crearon un servicio por suscripción, una de las grandes tendencias actuales de los videojuegos.