Un solo número, el 3. Dos colores en dos franelas: el negro y el azul de sus amores, bien sea del Inter o de la selección Italiana.

Inolvidado campeón y dirigente, emblema de la parte más hermosa y limpia del fútbol. Nacía el 13 de julio 1942 en Treviglio, un ciudad del norte de Italia, hijo de un ferroviario y una ama de casa. Giacinto se forma futbolísticamente el el Trevigliese, del 57 al 60, año en el cual llega oficialmente al Inter. En casa nerazzurra lo bautizan “Cipe“, alias que lo acompañará toda la vida.

Persona cálida y afectuosa, nunca una palabra de más, de perfil bajo y un gran trabajador, una marca registrada de su generación crecida en el inmediato posguerra. Gente que aprendió a arremangarse las mangas y a construir con humildad y sacrificio. Justamente estas, fueron las dotes que Giacinto puso en la cancha y lo convirtieron el Facchetti.

Su base eran tres cosas, un número y dos colores: el 3, el negro y el azul. Inter y selección italiana. Desde pequeño soñaba con llegar al “Grande Calcio“. Practicaba fútbol en los campos de su parroquia, hasta llegar a las inferiores del Trevigliese. Solían posicionarlo como delantero, algo siempre desmentido por él, decía que era una leyenda, que siempre fue defensa, pero con ese amor por empujarse más allá de la mediacancha. Un vicio y uno que no perderá jamás. Correr y anotar. Un velocista Facchetti, gracias también a sus piernas largas. Se cuenta que el 58 logró correr 80 metros en 9”. Incluso, existió una anécdota con la federación de atlética italiana, quienes continuamente le pedían que entrase a ese mundo, alimentado por haber quedado fuera en un “try-out” del Milan. Pero, dos meses después, es encontrado por Giuseppe Meazza.

Narra la historia que Helenio Herrera, icónico técnico franco-argentino del Inter, se le acercó un día diciéndole “Cómo te llamas? Mañana comienzas a entrenar con nosotros”. Corría el marzo 1961, cuando comienza a entrenarse con el equipo de sus amores. En mayo de ese año, debutó ante el Bitmingham, en la antigua “Copa de las Ferias” y 18 días después, su primer juego en el campeonato italiano, venciendo a la Roma en el Olimpico.

El Mago Herrera sabía que era un defensa atípico para la época: sus piernas le permitían picar con mucha naturalidad, convirtiendo también los goles en una probabilidad. Inteligente en la época su entrenador, quien, en vez de corregirlo, lo exaltaba. Comenzó a emplearlo como lateral, aunque en realidad se convierte en un externo adjunto al atacar, un paso que moldearía a “La Grande Inter”.

Con su dorsal número 3 en fondo nerazzurro, logró aplastar la presión de San Siro, así como el Inter aplastaba todos sus rivales, en Italia, en Europa, en el mundo. El joven Giacinto se conviertió definitivamente en aquel Facchetti que todos conocen. Anotaba, corría, ganaba. Incluso entre los mejores. En 1965 solo Eusebio logra quitarle el Balón de Oro, dos años después, se casaría con Giovanna, la mujer que tanto amaba desde niño.

Tambien con la otra franela, la azul, sin rayas negras, la de Italia, “Cipe” logró llegar a niveles altísimos. Culpa de una mala relación con el entrenador Edmondo Fabbri, no le permite disputar un buen mundial en Inglaterra 66, el primero de tres. En aquel torneo inglés, contra la URSS, un endemoniado Igor Cislenko, lo enloqueció como solo un reducido grupo selecto lo logró. Ese día, el 7 sovietico anotó el gol de la victoria ante Italia. A pesar de esto, entre ambos nace una enorme amistad.

GIACINTO FACCHETTI – FOTO OMEGA/DPA/ASA/Werek CAMPIONATO DEL MONDO DI CALCIO – MESSICO 1970 – CITTA’ DEL MESSICO 22/06/1970 BRASILE-ITALIA 4-1 – FINALE – il calciatore brasiliano Pele’ discute con gli azzurri Giacinto Facchetti e Tarcisio Burgnich

Llegará el momento de ser capitán en Euro 1968, competencia que ganaría con el famoso “lanzamiento de la moneda”, que después de la revancha ante la URSS y la victoria ante Jugoslavia. Facchetti llevaría el brazalete también en México 70, un mundial que lo consagró como jugador, tanto de entrar a hacer parte del libro de Pelé, sobre los 100 mejores futbolistas del siglo XX.

olycom – facchetti –

En el año 1978, Giacinto se retira del fútbol, pero se quedaría en el Inter, como director e incluso como presidente. Honesto, leal, correcto. Respetado por todos, por su rectitud moral, su capacidad de trasmitir los correctos principios a quien estaba a su lado.

El 4 de septiembre 2006, fallece tras una larga enfermedad. 5 días después, el Inter debutaría en el campeonato contra la Fiorentina y Javier Zanetti, vestiría una banda en homenaje a Facchetti, con el siguiente texto: “Tu eres todo lo que un hombre debería ser”. Pero el gran homenaje llegaría 4 años más tarde, cuando el 22 de mayo 2010, Esteban Cambiasso vestiría la franela numero 3 de Facchetti y levantaría la Champions.

Inter Empoli Serie A Foto Inside – Cambiasso mostra con onore la maglia numero 3 di Facchetti Italian “Serie A” 2006-2007 29 Apr 2007 (Match Day 34) Inter-Empoli “Giuseppe Meazza” Stadium-Milano-Italy Photographer:Jennifer Lorenzini INSIDE – Fotografo: insidefoto