La duplicidad institucional que impera en Venezuela desde 2019 amenaza con escalar hasta el Consejo Nacional Electoral

Cuando este martes 28 de enero el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional (AN), Juan Pablo Guanipa, solicitó aprobar el acta de la sesión anterior con votación nominal, se puso en evidencia uno de los puntos de la polémica parlamentaria: ¿Quién tiene los votos que confieren la legitimidad?

Dos directivas de la AN se disputan el protagonismo: la que encabeza Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países. Y la que lidera Luis Parra, electo con los votos del oficialismo y supuestamente los de una representación de la oposición.

La duplicidad institucional que impera en Venezuela desde 2019 amenaza con escalar hasta el Consejo Nacional Electoral (CNE).

A finales de 2019 se creó el comité preliminar, con 11 diputados –entre opositores y chavistas- al que debían sumarse los integrantes de la sociedad civil para constituir el Comité de Postulaciones Electorales. Pero este proceso se paralizó antes de diciembre, hasta que el conflicto político llegó a un nuevo nivel a partir del 5 de enero de 2020, con dos Parlamentos: el mayoritario, dirigido por Guaidó; y el minoritario y respaldado por el chavismo, que encabeza Parra.

El diputado Piero Maroun (Acción Democrática) recordó que en la Federación de Centros Universitarios (FCU) de la UCV se están recibiendo los documentos, a fin de que “pronto podamos estar nombrando un nuevo CNE en nuestro país”.

La recepción de recaudos comenzó el lunes 27 de enero y se mantendrá hasta el viernes 31 de enero.

Maroun recordó que en noviembre pasado se nombró un comité preliminar formado por 11 legisladores de la oposición y del chavismo, los que tienen “la responsabilidad de nombrar el Comité de Postulaciones llevando 10 nombres más de la sociedad civil”.

Indicó que se hicieron dos reuniones, pero que no se pudo llegar a ningún acuerdo.

El dirigente opositor acusó al bloque oficialista de buscar la omisión legislativa para que el ente electoral sea designado por el TSJ, pero subrayó que “no hay” tal omisión. “Aquí lo que hay es un culillo” de la gente de Maduro de tener un CNE transparente.

Los integrantes de la Mesa de Diálogo Nacional, por su parte, consideran que el nombramiento va a quedar en manos del TSJ porque no hay acuerdo en la AN.