En la morgue de Bello Monte, los familiares conversaron con la prensa y señalaron que aún no precisan detalles sobre el hecho, ya que se manejan varias versiones

Juan Carlos Martínez La Rosa trabajaba como restaurador de relojes de alta gamma; de forma eventual realizaba transporte ejecutivo a clientes particulares, en el vehículo de su propiedad marca Chevrolet, modelo Optra.

La noche del sábado 13 de noviembre salió de su casa y no volvió, por lo que fue reportado por sus parientes como persona desaparecida.

El cadáver fue visto la mañana del lunes 15 flotando en el río Guaire, a la altura del Farmatodo de la principal de Bello Monte, un conocido que pasaba por el sitio lo identificó ante las autoridades.

Este martes, familiares de la víctima conversaron con la prensa , pero no ofrecieron más detalles de los que se registraron en la versión preliminar, publicada en medios y redes sociales, minutos después del hallazgo del cadáver.

La primera, que Martínez La Rosa estuvo involucrado en un accidente de tránsito, tal vez intentó huir, y por eso lo lanzaron al Guaire, sin embargo, el vehículo fue ubicado en un estacionamiento de tránsito, situado en La Yaguara.

Otra de las versiones es que Martínez La Rosa no estaba solo, otros dos hombres lo acompañaban, y hasta ahora se desconoce su paradero.

Martínez La Rosa deja dos hijos en orfandad, una hembra de 10 años de edad y un varón de 8 años.

El cadáver presentó múltiples golpes y excoriaciones, también tenía el brazo derecho fracturado.