Se mantiene la cifra de cuatro funcionarios heridos, quienes permanecen recluidos en centros asistenciales

El inspector agregado César Castillo – recibió una herida de bala en la región intercostal derecha- . Minutos después de su ingreso al Hospital Miguel Pérez Carreño, medios locales reportaron que había muerto.

Sin embargo, fuentes del organismo judicial , desmintieron a Contrapunto.com, la versión publicada desde la noche del jueves.

Al mismo centro de salud fueron ingresados heridos: detective agregado Eduardo Reyes, quien presentó una herida en la región escapular; el detective agregado Reiner Borges, herida rasante en la región lumbar, mientras que al inspector agregado José Alberto Linares, lo llevaron al Hospital Clínico Universitario con una herida en la pierna izquierda.

Los hechos

Delincuentes de la banda delictiva encabezada por El Coqui, Galvis y Vampi, de la Cota 905, atacaron a la comisión policial, cuando salían del túnel, este jueves a las 3:00 p.m., aproximadamente.

Los refuerzos tardaron en llegar, mientras los funcionarios respondían al fuego con el arma de reglamento que portaban en el momento, en tanto que los delincuentes disparaban con armas de alto calibre. El intercambio de disparos duró al menos 30 minutos. Algunos proyectiles llegaron hasta el CDI Ludovico Silva en El Cementerio.

Comisiones mixtas conformadas por la Fuerza de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana y la Brigada de Acciones Especiales de la policía científica, acudieron al llamado, en unidades blindadas.

Solo así fue posible trasladar a los policías heridos, a centros asistenciales.

En el lugar quedaron las dos unidades policiales del Cicpc, que luego fueron desmanteladas por los delincuentes, acción que quedó reseñada en videos y fotos.

Un arma Pietro Beretta, quedó en el interior de una de las unidades machito, al igual que un chaleco antibala y escudo blindado.

De forma extraoficial se conoció que, las comisiones mixtas recibieron la orden de retirarse del lugar, fue el momento en que los delincuentes se acercaron a tomar posesión de lo que quedaba en las patrullas lo que demuestra para algunos el poder que poseen la zona.