Al día de hoy cinco personas siguen desaparecidas

El 3 de septiembre de 2021 un viaje de placer que unió a varias familias se convirtió en una tragedia. Para seis de los nueve viajeros que iban en la embarcación Thor -que cubría la ruta Higuerote-La Tortuga- el mar se convirtió en una tumba. Al día de hoy, 31 de diciembre, el caso se resume en una persona fallecida, tres sobrevivientes y cinco desaparecidas.

De nueve viajeros, solo tres fueron rescatados con vida: dos niños y su niñera, Verónica Martínez, oriunda de El Tigre (Anzoátegui). En ese grupo también se encontraba la madre de los pequeños, Mariely Chacón, quien había fallecido horas antes del salvamento. Los otros cinco desaparecieron en el mar: Vianney Carolina Dos Santos Morales, Juan Manuel Suárez Torres, Remis David Camblor, José Javier Marcano Nárvaez y Alejandro Osorio Graterol.

¿Qué sucedió entre el 3 y el 7 de septiembre? El vicecomodoro Luis Guillermo Inciarte, secretario de la Organización Nacional de Salvamento y Seguridad Marítima de los espacios Acuáticos de Venezuela (ONSA), detalla que la embarcación pasó a 14 kilómetros de La Tortuga y siguió navegando al norte. Unas dos horas después se escuchó un ruido fuerte y el agua entró violentamente por la proa. La zozobra se produjo aproximadamente a la 1:00 pm o 2:00 pm del viernes 3 de septiembre. La embarcación no tenía balsa salvavidas, y no disponía de suficientes salvavidas o no estuvieron accesibles para los pasajeros.

Marcano ofreció su chaleco a otra persona y quedó flotando agarrado a una bombona de gas. Dos días después, el domingo 5 de septiembre, según la información disponible, Vianney Carolina dice que no puede sostenerse más, se desvanece y su esposo, Alejandro, también se suelta del grupo. Ese mismo día Remis David se separa y se va nadando con un chaleco salvavidas a buscar ayuda. Dos mujeres y dos niños quedaron unidos en la inmensidad marina: Mariely (fallecida), Verónica (salvada) y dos niños (salvados). Equipos de salvamento los divisaron a los cuatro el 7 de septiembre.

Inciarte, uno de los grandes protagonistas de esta noticia porque se dedicó pacientemente a informar a los medios de comunicación, recomendó buscar los restos del naufragio -incluso, los cuerpos de los fallecidos- en las costas del estado Falcón en un lapso determinado.

Las acciones debían mantenerse, al menos, hasta el 26 de septiembre, tal como lo recomendó Inciarte.

Emily Dos Santos, hermana de Vianney (una de las desaparecidas) se pronunció públicamente en reiteradas ocasiones para solicitar ayuda de las autoridades y de particulares. La escasez de combustible fue uno de los obstáculos para la búsqueda.

El naufragio también puso en evidencia que la respuesta del Estado venezolano ante situaciones como esta es demasiado lenta. La ONSA, incluso, insistió en un conjunto de pasos que deberían seguirse para agilizar el rescate.