Los trabajadores del sector denuncian que los beneficios lasborales se han reducido y el salario promedio de un trabajador de la industria eléctrica está en siete dólares mensuales

Cada vez más se siente en Caracas lo que en el interior del país es “el pan nuestro de cada día”: Los bajones y los cortes de electricidad. El comercio, la industria y por supuesto la cotidianidad de la familia está marcada por está variable.

“No tener electricidad es irnos a la época de las cavernas”, afirma Ángel Navas presidente de la federación que agrupa a los sindicatos del sector eléctrico que es conocida como Fetraelec.

Señala que un país “no puede desarrollarse sin energía y además de ella depende la calidad de vida de los venezolanos, Esa calidad de vida que todos los días disminuye”.

“El sistema está muy inestable porque no existe la posibilidad de atenuar las fallas normales que se presentan porque la generación termoeléctrica no está funcionando”, sostiene el dirigente sindical.

-¿Cuál es la situación actual de los trabajadores de la industria?

-Es bastante difícil con la mengua que ha habido, el éxodo de trabajadores por la falta de lo que es actualizar los beneficios laborales desde hace muchos años.

-¿Cuánto tiempo tienen sin actualizar?

-Va para seis años. En el 2018 hubo un intento y eso se suspendió con la excusa del ministerio del trabajo de que venía una reconversión, que se iba a reinstalar en la siguiente semana pero después de eso no se volvió a convocar a esa negociación, que era una negociación legal que estaba instalada con todas las de la ley y no se continuó no se no se continuó y los beneficios laborales terminaron cayendo a puyas.

-¿Cuánto gana un trabajador eléctrico en promedio en este momento?

-Desde el punto de vista salarial está percibiendo siete dólares mensuales. El resto son bonificaciones que la empresa ha desarrollado por la página del Sistema Patria que está generando una división terrible, un fraccionamiento, porque la empresa le paga unos y a otros no. Por esa vía están castigando, sancionando a trabajadores que en el tiempo que era muy difícil cumplir horarios, porque no tenían los recursos porque con 7 dólares tú tienes que decidir lo que le dejas a la familia, lo que tienes que pagar en transporte y lo que tienes para llevar comida a la casa. Entonces muchos trabajadores cayeron en una situación que a veces no podían cumplir con la conexión de trabajo.La empresa mermó en transporte, porque no había unidades, los comedores los iban cerrando porque no había presupuesto y eso hizo que los trabajadores empezarán a decidir qué hacían porque era un problema de subsistencia.

Explica Navas que el salario “es muy bajo y el personal eléctrico en un personal especializado que tiene un valor en el mercado. Empezaron a mirar hacia otras partes y eso que hace que casi toda Latinoamérica está llena de gerentes nuestros, de ingenieros, técnicos y personal calificado que se ha ido de Venezuela a trabajarle a otra industria”.

-¿Cuántos trabajadores están hoy en la industria eléctrica?

-Hay 26.000 trabajadores de 38.000 que éramos. En algún momento fuimos 40.000.

-¿Eso está incidiendo dentro del mantenimiento y dentro de los problemas de electricidad que está sufriendo el país?

-Por supuesto. Eso nos destecnificó. Nosotros preparabamos gente que iba al exterior, se les pagaban estudio de especialización en sistemas SAP, sistemas de protección. Eran formados en los países dueños de las tecnologías. Se preparaban y se calificaban internacionalmente, por lo tanto se valoran en el mercado. En este escenario las otras industrias miran a un personal que está cobrando tres lochas y empiezan a ofrecer dólares, euros a un recurso humano especializado que no se consigue en cualquier parte porque la industria eléctrica es complicada.

-¿Cuáles son los problemas fundamentales, vistos desde los trabajadores, que está presentando el sistema? Usted ha dicho que solamente Guri es la que está generando en este momento el suministro eléctrico.

-Casi que el 90% de la energía la está generando el Guri. Desde 2014 hay un retroceso en el consumo nacional por la recesión económica y también por el éxodo poblacional. Aquí se ha ido una cantidad de gente y eso es una variable importante. Nosotros estábamos casi en 17.000 megavatios de consumo a nivel nacional en el 2014. Ahorita estamos entre 11 y 12 mil megavatios. Retrocedimos a 10 años.

-¿Cuánto genera Guri?

-De los 16.000 megavatios que tiene instalados lo único que puede aportar para el centro de carga del país y al sistema son 7.000 megavatios. No se le puede meter más a esa línea de transmisión. Se puede generar para Guayana y para las empresas básicas, pero no puede enviarlo para el centro de carga al país. Solo puede llegar hasta 7.500 megavatios

-¿Eso es lo que produce los bajones y cortes eléctricos?

-El resto se suplía con la generación termoeléctrica. El problema es que esas plantas, por las decisiones que tomó Jesse Chacón, Argenis Chávez, Mota Domínguez, en el sentido de ahorrarse posiblemente en mantenimiento, en combustibles fósiles que consumía esas plantas térmoelectricas, terminaron inhabilitando en esas plantas porque no se les hizo el mantenimiento.

Finalmente, indica que “hoy tenemos más de 18.000 megavatios instalados de generación termoeléctrica y esa solamente está funcionando nos llega al 20 por ciento porque el resto está inhabilitado”.