Ministro de planificación indicó que, los ciudadanos que no suministren datos durante el censo “se pierden la oportunidad de formar parte de la contabilidad del país”, y acceder al cualquier sistema de información

Ricardo Menéndez, ministro de planificación, señaló que el censo de la población tendrá “altos estándares desde el punto de vista de formación y territorialidad” que –a su juicio- se llevará a cabo gracias a los avances que, desde 2018, ha tenido “el cuerpo de supervisión y planificación”.

Menéndez catalogó el proceso de recolección de datos demográficos, económicos y sociales de la población como un “momento de fiesta”, que algunos sectores políticos pretenden frenar, a los que identificó como “un grupo que no quiere que el país se mueva”.

El ministro ratificó que no es un proceso obligatorio, sin embargo quienes no participen en él no tendrán acceso a cualquier sistema de información, y tampoco serán parte de la modernización que permite otorgar un código QR para agilizar el proceso de movilización. Según indicó, con ello se lograría disminuir la gran cantidad de trámites que actualmente realizan los venezolanos