En una larga llamada telefónica el presidente de EEUU mencionó que revisaría “los detalles” de la reciente salida de Rosneft de Venezuela

Vladimir Putin y Donald Trump, mantuvieron una conversación telefónica este lunes 30 de marzo, con el objetivo principal de discutir sobre la actualidad de los precios del petróleo y en como contener el avance del COVID-19.

Según un comunicado emitido por la Casa Blanca, Trump le mencionó al mandatario ruso la situación actual de Venezuela y afirmó que “todos tenemos interés en ver una transición democrática que acabe con la crisis actual”, además de pedirle que promueva este suceso político.

Dos días después de que la estatal petrolera rusa Rosneft, cesara actividades en Venezuela, según su comunicado oficial, un alto funcionario estadounidense declaró que esto “será de gran impacto para el régimen de Maduro” y aclaró que EEUU sigue muy de cerca este evento y lo revisarán “con detalle”.

Este mismo funcionario afirmó que “Cualquier otra entidad rusa que ayude al régimen de Maduro, a traficar con petróleo quedará sujeta a sanciones” y también alertó sobre las operaciones de la empresa mexicana Libre Abordo, que están “implicándose en actividades claramente sancionables”, dado que existen documentos de Pdvsa citados en investigaciones periodísticas, que exponen tratos para recibir en el futuro millones de barriles de crudo venezolano.

Trump, anunció horas antes de la llamada con Putin, que Rusia y Arabia Saudí “se han vuelto locos” en la guerra de precios del petróleo y no quiere que esto “arrase el sector energético” y, de acuerdo a información del Kremlin, los ministros de energía de EEUU y Rusia mantendrán consultas sobre el precio del petróleo.