“La cultura está por encima de la intolerancia y es un trabajo de cada día. Si nos dormimos la cultura va a ser superada por la intolerancia”, señala Jean Plantureux

Se llama Jean Plantureux y un día se convirtió en Plantu. El caricaturista francés, que durante cinco décadas publicó sus viñetas en el periódico Le Monde y se “jubiló” (es un decir, porque no para de dibujar) en 2021), puso palomas de la paz donde había bombas y cambió bayonetas por lápices. Dicen que el papel aguanta todo, y el papel sobre el cual Plantu sembró la paz dejó la guerra para los políticos obtusos y los proyectos autoritarios.

Plantu, de visita en Venezuela para participar en las actividades organizadas por la Embajada de Francia a propósito del Día Mundial de la Libertad de Prensa, habló a su manera -con dibujos- sobre la agresión de Rusia contra Ucrania, el exilio de la caricaturista venezolana Rayma Suprani y la hermandad entre Venezuela y Francia.

“La cultura está por encima de la intolerancia y es un trabajo de cada día. Si nos dormimos la cultura va a ser superada por la intolerancia. Es un combate que cada día tenemos que hacer”, comentó el pasado jueves 5 de mayo, en declaraciones a los medios de comunicación después de participar en un foro sobre libertad de prensa organizado por la Embajada de Francia y el Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la UCAB.

-¿Se puede hacer humor hasta de la situación más trágica, como la venezolana?

-Exactamente. Quiero rendirle homenaje a la diseñadora Rayma, que hizo mucho humor aunque a veces molesta. Vive ahora en Miami y abogo para que haya un momento de comprensión del gobierno y así habrá la posibilidad de volver a Caracas, expresarse libremente. Es un trabajo de cada día.

-Al poder parece que le molesta el humor. ¿Qué les recomendaría para que acepten el humor?

-Todo el mundo ama el humor. Tenemos un humorista en Francia, Pierre, que dice que nos podemos reír de todo, pero no con cualquiera.

Sin embargo “se puede hacer que el otro también pueda entender”, trabajo que -como lo relató- intentaron hacer con Kofi Annan, exsecretario general de la ONU. En la asociación de caricaturistas nadie está de acuerdo. Nunca. Nadie. Pero hay una cosa que nos une: estamos de acuerdo para debatir”.

Insiste en que los venezolanos no están solos. “Desde Europa pensamos en todos ustedes. Cuando uno no está solo tiene alas, como la paloma de la paz”.

Plantu defiende las redes sociales como “herramientas formidables”, aunque también habla del lado negativo: “El marketing supera la línea editorial” y esto “va en contra de la libertad de pensamiento.

La libertad guiando al pueblo… con lápices

En el famoso cuadro de Delacroix, La Libertad guiando al pueblo, una mujer con el pecho al descubierto lleva la batuta y alienta a los hombres -pertrechados con bayonetas- a seguir luchando. Plantu adornó la sede del Centro de la UCAB, ubicada en La Castellana, con su visión particular de esta obra de Delacroix: una mujer, sí, con los senos al aire; y soldados que tienen lápices en lugar de bayonetas. La obra fue develada el mismo jueves 5 de mayo, con la presencia del embajador francés en Caracas, Romain Nadal.

El director del Centro, el profesor Benigno Alarcón, resaltó varios elementos de la imagen que plasmó Plantu en una pared, como que la libertad tiene una boina roja y lleva una bandera azul. También, y por el ratoncito (petit souris) que adorna la parte inferior, que “la lucha por la libertad es una lucha que incluye a los más pequeños, pero también a los más grandes. Creo que todos estamos incluidos en esa lucha por la libertad”.