Representantes legales de la tolda espera que el próximo 3 de diciembre, el ente comicial emita resultados a su favor

Cinco días de protestas en el municipio Santa Rosalía -del estado Portuguesa-, luego de los resultados del proceso electoral del pasado domingo 21 de noviembre y que señalan a Yaneth López, abanderada del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) como alcaldesa electa.

Sin embargo, representantes del partido Unión y Progreso consignaron pruebas que demuestran lo contrario, y consideran que se cometió “un delito electoral”.

En entrevista exclusiva vía telefónica para Contrapunto.com, la abogada Ymara García -coordinadora regional de Unión y Progreso-, señaló que una de las mesas de votación, ubicada en el caserío El Toro “fue manipulada” en presencia de los testigos asignados.

Además “la persona responsable del centro aplicaba la modalidad del voto asistido. Tomó la máquina como de su propiedad, y por esto y más -elementos tomados como prueba-, se considera un delito electoral”, dijo a Contrapunto.com la también ex candidata a la gobernación de la entidad.

“Desde tempranas horas del domingo y durante la contienda electoral, notamos irregularidades. Al final del proceso esa máquina que fue manipulada frente al resto de los responsables del centro electora, ya emitía resultados para favorecer a la candidata del PSUV, Yaneth López, lo cual colocaba en desventaja a nuestro candidato, Juan Carlos Torrealba”, explicó García.

Agregó también que tras considerarse “delito electoral”, el ente comicial debe recibir las pruebas concernientes para “impugnar la decisión que da como ganadora a la representante del PSUV”, dijo.

López apuntó que una vez consignadas las pruebas ante el Consejo Nacional Electoral regional, -y que sean remitidas luego al CNE nacional- , representantes legales de Unión y Progreso, junto a los directivos, solicitarán la adjudicación del triunfo a Torrealba. “Esperemos hasta el 3 de diciembre”, sumó García.

Cinco días de protesta

De acuerdo a los últimos resultados publicados por el Consejo Nacional Electoral (CNE) en su página web, con el 100% de las actas escrutadas, la candidata del PSUV se impone con 40.43% de los votos frente a 38.58% de Torrealba, con una diferencia de solo 139 votos.

El partido Unidad y Progreso ha anunciado la impugnación del proceso electoral por considerar que hubo irregularidades que afectaron el resultado.