“Esto es inaguantable, no hay derecho para que tengan a nuestro pueblo pasando calamidad”, condenó el dirigente de Primero Justicia

El dirigente de Primero Justicia, Carlos Ocariz, criticó el estado de la vialidad en el estado Mérida. El excandiato a la gobernación de Miranda visitó la entidad y denunció el abandono y deterioro de las vías de comunicación en la región, principalmente de la carretera Trasandina y la Rafael Caldera que une El Vigía con la capital de la entidad.

“Si usted viene desde Barinas por el Páramo casi tiene que tener un rústico para poder pasar y surcar la carretera”, subrayó. “El abandono es absoluto, no está señalizada, hay fallas de borde, desniveles en varias partes. Es un completo desastre el estado de la vialidad, sin duda que esto genera desmotivación en los turistas, no podemos permitir que situaciones como estas continúen”.

Ocariz advirtió que Mérida y El Vigía corren el riesgo de quedar incomunicadas debido al deterioro y fallas de borde en la carretera Rafael Caldera. “Pasar por los túneles desde Mérida a El Vigía es un peligro; no tienen luz, hay obras que están inconclusas e incluso presentan filtraciones. Esto pone en peligro a los conductores”.

El estado de la troncal que une El Vigía (Mérida) con el estado Táchira no es mejor. “Para ir al Táchira es otro suplicio. Poblaciones como Zea, entre otras pueden quedar aisladas, el puente Guaruries está colapsado y los conductores tienen que pasar por el río. Colocaron un puente provisional y tampoco funcionó. Si usted va a Zea, en el sector La Roca, los carros tienen que pasar rápido porque les pueden caer piedras. Esto es inaguantable, no hay derecho para que tengan a nuestro pueblo pasando calamidad”.