El nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela ha ganado confianza entre la comunidad internacional, según una nota publicada por la agencia española EFE la semana pasada

Este lunes el abogado y presidente del Instituto de Estudios Parlamentarios Fermín Toro, Ramón Guillermo Aveledo, y ex secretario de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) consideró que en la sociedad venezolana “hay una gran necesidad de participación” electoral y el nombramiento de los nuevos rectores del ente comicial “ofrece una ventanita, una rendija”.

“Ahí hay gente muy seria, muy respetable, gente inequívocamente democrática, y bueno, vamos a ver en cuanto a los designados por la mayoría oficialista qué hacen o hasta dónde están dispuestos a llegar”, dijo por Unión Radio.

En ese sentido, resaltó la importancia de que se produzcan acciones desde los partidos y la sociedad civil para “presentar alternativas creíbles” por las fuerzas que los respaldan y el mensaje que transmitan.

“En una situación tan precaria como la que vivimos en Venezuela, ningún recurso disponible se puede despreciar y el voto por más dificultades que tenga, es uno de esos recursos”, afirmó.

Por su parte, el nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela ha ganado confianza entre la comunidad internacional, según una nota publicada por la agencia española EFE la semana pasada, que ve con optimismo el reparto de rectores -3 chavistas y 2 opositores-, así como la fórmula de elección y la sensación de apertura, aunque lo toma con cautela y espera más acciones.

Los pronunciamientos hechos al respecto por parte de la Unión Europea (UE) y Estados Unidos suponen un cambio significativo en la visión que ambos bloques tenían sobre el ente electoral saliente, al que criticaron en repetidas ocasiones, por haber sido designado por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y no por el Parlamento, así como por su composición.

Sin embargo, si bien las grandes potencias ven con optimismo la fórmula del CNE y la mayoría de opiniones emitidas, tanto en el ámbito internacional como en el nacional, van en el mismo sentido, también hay voces discordantes, como el caso de la Organización de Estados Americanos (OEA), que mantiene la misma postura de rechazo que tenía con el órgano electoral anterior.