“No hay que perder de vista que el contexto también puede esconder imponderables democratizadores que nos pueden sorprender”, explica la presidenta del Instituto de Estudios Sociales y Políticos FORMA

Las elecciones del 21 de noviembre son una oportunidad si la oposición acuerda algunas acciones comunes, señala Paola Bautista de Alemán, doctora en Ciencia Política y presidenta del Instituto de Estudios Sociales y Políticos FORMA.

Las tres claves que Bautista propone son: Reconocer la “simulación”. Llamar al “voto protesta”. Trabajar en unidad.

“La simulación electoral del 21 de noviembre puede ser -o no- una oportunidad para luchar. La diferencia la puede marcar el modo en que la enfrentemos”, sostiene Bautista de Alemán en un ensayo publicado en la revista Democratización (https://redformaweb.com/articulos-decimoquinta-edicion/), editada por el Instituto de Estudios Sociales y Políticos FORMA (https://redformaweb.com/).

La escritora sostiene que la oposición debe “aferrarse a la verdad” y evitar disminuir las dificultades que existen en el terreno para no caer en un “entusiasmo ingenuo que prometa cosas irrealizables”.

Condenamos las promesas vanas y nos apartamos de lo público cuando percibimos que no hay agenda común. En estos momentos tan duros estamos obligados a hablarle con la verdad al país”, subraya la intelectual.

Se podrá pensar que la verdad apartará a las personas de las urnas el día de la simulación. Esa es una posibilidad. Y depende de nosotros animarlos -o no- a ser parte de un acto ciudadano que busca redefinir el concepto de éxito. Quizás debamos asumir que ese día el triunfo no solo se medirá en votos sino en valentía, en capacidad de organización y en el testimonio de lucha colectiva. No invitemos al país a un ‘voto castigo’, convoquémoslo a un ‘voto protesta’”, razona.

La comunicadora social enfatiza que desafiar al régimen chavista en esta coyuntura “solo será posible si contamos con el apoyo y con el entusiasmo de la sociedad entera”. A su juicio, “el trabajo de los partidos políticos es insustituible, pero insuficiente. Debe ir acompañado de una sociedad civil bien dispuesta y de una ciudadanía que se comprometa con este género de lucha”.

La presidenta de FORMA admite la brecha que existe entre los políticos y el resto de la sociedad organizada, mas cree que “un primer paso para regenerar estas relaciones de confianza es dar testimonio de coherencia y de honestidad. Salgamos a la calle, hablémosle al país a la cara y convoquémoslo a luchar desterrando los voluntarismos y reconociendo la dura realidad que nos ha tocado vivir”.

Aunque señala que no están dadas todas las garantías electorales y que, además, las autoridades que resulten de estos comicios enfrentarán muchos obstáculos para ejercer sus cargos, Bautista de Alemán apunta que la votación del 21 de noviembre puede contribuir con la lucha por la democracia en el país.

“La política es contingencia. No hay que perder de vista que el contexto también puede esconder imponderables democratizadores que nos pueden sorprender (…) Hay momentos en los que el devenir de la historia nos asombra y quizás, nos puede premiar”, expone. A su juicio “tener los pies en la tierra con la mirada puesta en el cielo nos hará más ligera la carga”.