” Venezuela tiene hoy 91 millones de hectáreas, de las cuales 45 millones son susceptibles de desarrollo agropecuario. Poner a disposición del mundo más de 44 millones de hectáreas para producir, esa puede y debe ser la consecuencia de un gran diálogo internacional (…)  El diálogo tiene que oler a papa, tiene que servir para que los venezolanos coman “. Así lo sentenció este lunes Antonio Ecarri, presidente nacional de la Alianza del Lápiz, al presentar una propuesta para reactivar la producción agropecuaria nacional. 

En comparecencia a los medios de comunicación, el candidato presidencial del movimiento social y político de la educación exigió al Gobi “quitarle la pata de encima al campo “, tras ejemplificar la grave crisis que vive el sector con el hecho que, de más de cinco millones de hectáreas para la siembra de maíz que existen en el país, solo estén activa cerca de 200.000.

En contraposición a este panorama, el dirigente político sostuvo que la nación criolla, en lugar de ser un problema alimentario, podría ser la que solvente la crisis mundial. Dejó claro que para convertir al país en el centro energético y de alimentación mundial se debe derogar, de forma inmediata la Ley del Impuesto de Grandes Transacciones Financieras (IGTF). ” Dejen que el campo venezolano pueda tener créditos en dólares “, subrayó.

Profundizar al educación rural

Asimismo, y a propósito de su reciente viaje a Bruselas, donde sostuvo importantes reuniones con miembros de la Unión Europea, Ecarri agregó que hay disposición del organismo internacional para apoyar a alcaldes de las zonas rurales a empezar esta reconstrucción. ” Es tomar la inversión de la Unión Europea y no tenerle miedo a la educación y la capacitación “, puntualizó.

” La primera sanción que debemos levantar es a la educación rural. El campo venezolano no está produciendo por falta de capacitación a los emprendedores del campo 98% de escuelas rurales están cerradas “, señaló. Sobre ello citó el caso de la Escuela Práctica Agropecuaria de Turmero: Abandonada y desmantelada. 

Tras lamentar que se estén desperdiciando las hectáreas más importantes de América Latina, Ecarri responsabilizó por esto a las ruinas generadas por el Gobierno y parte de la oposición venezolana en Pequiven y Monómeros, respectivamente. Explicó a los periodistas presentes en el Comando Nacional del Lápiz que esto dejó al país sin fertilizantes.