El dirigente político opositor Enrique Ochoa Antich, consideró este miércoles que la sentencia emitida por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que legaliza a la Asamblea Nacional, encabezada por el diputado Luis Parra, contribuye a la fractura de la sociedad venezolana y del propio parlamento.

Precisó que al negar el amparo que había solicitado al máximo tribunal para realizar una verificación nominal de la votación, tomó partido sobre una de las dos partes. 

Ochoa Antich considera que con la sentencia emitida, el TSJ se “contradice” porque la última presidencia que reconocía era la del diputado Henry Ramos Allup. 

“Si el G4 fuese astuto y si no viviese de orgullo, pues sencillamente admitiría esta sentencia y se incorporaría a esa Asamblea presidida por Luis Parra”, dijo.