El apoyo al mandatario Nicolás Maduro es tan débil, que si el líder oficialista participa en elecciones presidenciales en otras condiciones sin duda las perdería. Este es el razonamiento del enviado especial de Estados Unidos (EEUU) para Venezuela, Elliott Abrams, quien el martes de Carnaval consideró que sería un “regalo” si Maduro se presenta a comicios con todas las garantías y otros candidatos.

“Sería un regalo de alguna forma porque, de acuerdo a las encuestas más recientes que he visto, solo tiene entre un 10 y un 15% del apoyo. En última instancia, es una decisión que le corresponde al pueblo venezolano”, dijo Abrams en un encuentro con la prensa internacional, reseñó EFE.

El enviado estadounidense ve “muy difícil” que un “dictador como Maduro” pueda jugar un papel en el futuro venezolano, porque “ya tuvo una oportunidad” de construir una Venezuela democrática. Sin embargo, no piensa lo mismo del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) : “Todos los partidos políticos”, incluido el PSUV, tienen un “papel que jugar en el futuro” y depende del pueblo venezolano decidir “cuánto poder” le otorgan.

Abrams avisó que su Gobierno está “preparado” para presionar más a Maduro con acciones que podrían afectar la economía y el sistema financiero, así como a altos cargos del “régimen”.