Los mandatarios se reunirán este miércoles en Moscú con Venezuela y Siria como principales puntos en la agenda

Los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y de China, Xi Jinping, se reúnen este miércoles en Moscú, en el contexto del Foro Económico Internacional de San Petersburgo, con dos temas clave de la geopolítica en agenda: Venezuela y Siria.

También hablarán acerca de las relaciones con Estados Unidos (EEUU), detalló el asesor de la Presidencia rusa para asuntos internacionales, Yuri Ushakov.

Los gobiernos de ambos países se consideran aliados del mandatario venezolano, Nicolás Maduro, y se han manifestado públicamente en favor de una salida negociada.

Esto es lo que han dicho recientemente los voceros de Putin y Xi respecto a la crisis venezolana:

China:

El pasado 2 de mayo, tres días después del alzamiento militar del 30 de abril, el Ejecutivo chino instó a evitar “conflictos sangrientos”.

“Esperamos que todas las partes en Venezuela procedan con los intereses del país y su gente en mente, eviten conflictos sangrientos y restauren el impulso hacia el desarrollo estable del país tan pronto como sea posible”, dijo el ministerio de Relaciones Exteriores chino en un comunicado, según la BBC.

Rusia:

El 14 de mayo, el canciller ruso, Serguéi Lavrov, se reunió con su homólogo estadounidense, Mike Pompeo, y aseguró que las amenazas de Washington contra Maduro en nada ayudan a la democracia, porque “la democracia no se logra por la fuerza”.

“Hay que recordar lo que ocurrió en 2003. En mayo de 2003 escuchamos como George W. Bush dijo que no había democracia en Irak y recuerden como en 2011 se dijo que Muamar Gadafi ya no estaba y ahora habría democracia en Libia, y todos sabemos de primera mano qué tipo de democracia hay ahora en Irak y en Libia. Sabemos que nada bueno salió de allí”, enfatizó Lavrov.

Este lunes 3 de junio Lavrov se reunió con el canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, y ambos coincidieron en la necesidad de un arreglo político y consensuado en Venezuela sin uso de la fuerza, aunque mantienen perspectivas opuestas respecto a la figura de Juan Guaidó y su papel en la crisis venezolana.