La Unesco detalló que en la víspera del Domingo de Ramos los palmeros bajan del monte las hojas recolectadas y “las distribuyen entre distintas comunidades para que sean bendecidas”.

El programa biocultural para la salvaguardia de la tradición de la “Palma Bendita” de Venezuela, ingresó este jueves 12 de diciembre al Registro de Buenas Prácticas de Salvaguardia del Patrimonio Inmaterial de la Unesco.

A través de un comunicado, el organismo reconoció la práctica que consiste en la recolección de hojas de varias especies de palmas en una zona montañosa y en la narración de relatos mientras “reparan los senderos, cortan hojas de las palmas, podan los árboles y plantan otros nuevos”.

Esta decisión la tomó el XIV Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco, que se reúne desde el pasado lunes en Bogotá, para debatir acerca de 41 manifestaciones postuladas para sumarse a la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.