En tiempos difíciles y en medio de la terrible pandemia de la COVID-19 que azota a la humanidad, la fe sigue siendo un instrumento elemental dentro de nuestra sociedad

Por segundo año consecutivo, la procesión del Nazareno de San Pablo se hará desde el Papa Móvil y con los creyentes desde sus casas, pero ¿Qué significa este acontecimiento para la iglesia católica? El Padre Jaime Padrón ,desde Valencia, conversó con Contrapunto y aseguró que la fe que llevamos dentro de nuestros corazones es lo que realmente alimenta nuestras vidas.

“La esperanza que tenemos en el que el día de mañana todo será mejor y eso es lo que nos mueve. El Nazareno no es solo la imagen, la cual para nosotros significa mucho porque nos permite contemplar visualmente el misterio de Jesús cargando la cruz. El Nazareno es Jesús, el que camina y caminó entre nosotros y se encuentra vivo en nuestros corazones”, subrayó.

Destaca que el Nazareno se encuentra entre nosotros en las procesiones pero también cargando nuestra cruz de cada día en las casas, entre nuestras familias, al ayudar al prójimo y los necesitados: “El Nazareno nos recuerda esas palabras del evangelio cuando nuestro señor Jesucristo cuando nos dice ‘vengan a mi si están cansados y agobiados porque yo los aliviaré, mi yugo es suave y mi carga ligera “‘.

Reflexiona que “Ver a Jesús cargar su cruz nos recuerda a nosotros cargando la nuestra” y nos hace entender que camina a nuestro lado, entendiendo nuestro sufrimiento, debido a que el sufrió también y tenemos la capacidad de caminar con el pues nos sostiene.

“Hoy en todo el país hay imágenes que van a ser llevadas en carros bendiciendo las calles, otras serán mostradas en los templos, mientras se ven desde afuera con las puertas cerradas. La iglesia sigue haciendo actividades de evangelización con la imagen del Nazareno, lo más importante es desde nuestras casas unirnos a Jesús que nos da esperanzas”.

Afirma que prácticamente todos en el país han tenido casos de gente cercana que se han contagiado con la COVID-19 e incluso fallecido, la pandemia ha sido una situación realmente dolorosa. “Hoy es un día para pedirle al Nazareno que nos traiga vida, esperanza para nuestro país, que sane al mundo y a nuestras familias”.

Finalmente, hizo un llamado a que desde nuestras casas llevemos una procesión espiritual, orando y estando unidos en torno a Jesús, quien nos da la fortaleza necesaria en medio de tanto dolor.