Los líderes vecinales afirmaron que la capital se encuentra en “emergencia sanitaria” por la acumulación de desechos

Vecinos y comerciantes del municipio Libertador trancaron la calle, en la parroquia San Bernardino, en protesta por la abusiva dolarización de tarifas de Supra Caracas, las cuales llegan en muchos casos hasta los 100 millones de bolívares (50$).

La ciudad, pese a ello, está inundada de basura.

Los líderes vecinales afirmaron que la capital se encuentra en “emergencia sanitaria” por la acumulación de desechos a causa de la negligencia de la Alcaldía de Libertador y Jefatura de Gobierno del Distrito Capital, cuyos mandataerios no informan nada al respecto.

Carlos Julio Rojas, coordinador del Frente en Defensa del Norte de Caracas, señaló que, de espaldas a los ciudadanos, Erika Farías y Nahúm Fernández decidieron un alza descomunal en el costo del aseo urbano en Libertador. “Comercios de parroquias como La Vega, Altagracia o La Candelaria pagan cifras exorbitantes que oscilan entre 66 y 110 millones de bolívares; eso en divisas llega a 40$ o 60$ mensuales. Todo esto sin aprobación del Concejo Municipal y consulta pública a los vecinos y comerciantes”, indicó.

Rojas declaró que Caracas está en emergencia sanitaria por la acumulación de basura. En las barriadas populares “como Carapita, Pinto Salinas o Macarao, hay montañas de desechos, las cuales pasan meses sin ser recogidas y los vecinos se ven en la obligación de quemarla”.

El integrante del movimiento Caracas León emplazó a que se permita una auditoría ciudadana de Supra Caracas para saber si la empresa estatal de recolección de desechos está quebrada. “Los empleados ganan sueldos de hambre y recogen la basura con sábanas al no tener las herramientas para laborar, por eso exigimos saber a dónde van a parar los miles de dólares cancelados en impuestos, los cuales no son destinados a la limpieza de la ciudad”, destacó.

Comerciantes quebrados

Por su parte, Adnan El Asmar, coordinador de la Mesa Social le Caracas, aseveró que los comerciantes no pueden resistir más el alza de las tarifas del aseo urbano. “Érika Farias está condenando a la quiebra a los empresarios que apenas pueden sostener la nómina de sus empleados debido a la cuarentena y a las fallas de transporte que dificultan además, el traslado de los trabajadores”, enfatizó.

“Esta medida crea más desempleo y hambre para el país”, sentenció El Asmar.