Tranquilidad, pocos comercios abiertos y algunas colas para cobrar la pensión fue el panorama de la mañana del 23 de julio luego del apagón que afectara a todo el territorio nacional este lunes

Aproximadamente a las 9:40 de la mañana de este martes 23 de julio, el equipo de Contrapunto realizó un recorrido en el que se pudieron observar calles vacías, pocos comercios abiertos y presencia de efectivos policiales en varios puntos del centro de la ciudad, como si se tratara de un domingo.

Los jubilados y pensionados salieron a cobrar sus pensiones correspondientes al mes de agosto; sin embargo, las colas fueron mucho menores que de costumbre.

Asimismo, a pesar de que se había anunciado que el pago de pensiones sería de 40.000 bolívares, en algunas agencias bancarias solo se estaban pagando 10.000 bolívares, mientras que en otras, los pensionados debían entregar 10.000 bolívares para que se les cancelara con un billete de 50.000, por falta de sencillo en las entidades bancarias.

Las estaciones del Metro de Caracas se mantienen cerradas y el transporte terrestre no muestra colapso, lo que evidencia que, luego de la experiencia adquirida con los apagones anteriores, la mayoría de los caraqueños atendió al llamado hecho por el Ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, de suspensión de actividades laborales y académicas para este martes.