El activista Danny Toro denunció este viernes en la noche, en sus redes sociales, que había vivido un hecho de discriminación y relató: “En VeraPizza en Chacao, me acaban de decir que no puedo bailar con mi novio porque es un ambiente familiar… Porque según ellos, es un acto asqueroso”

Setecientas veinte horas de labor comunitaria deberá realizar el bar-restaurante “Vera Pizza” en Caracas, luego de discriminar a una pareja gay la noche del pasado viernes 24 de septiembre, en horas de la noche, según anunció la alcaldía de Chacao.

La denuncia sobre el trato discriminatorio fue realizada por los afectados en las redes sociales, quienes indicaron que se les prohibió bailar en el local, tal como hacían las parejas heterosexuales, bajo la excusa de que es un espacio familiar y se les acusó de actuar de forma “asquerosa”.

“Acabo de vivir un hecho de discriminación. En VeraPizza en Chacao, me acaban de decir que no puedo bailar con mi novio porque es un ambiente familiar… Porque según ellos, es un acto asqueroso”, denunció Danny Toro, activista, a través de sus redes sociales, en un mensaje que rápidamente se viralizó.

“Basándonos en la ordenanza municipal de no discriminación en sus artículos número 25 y 26 publicada en el año 2016 hemos amonestado con 720 horas de trabajo comunitario a los directivos de un local comercial que hace vida en nuestro municipio, luego de una situación surgida con unos comensales la noche de este viernes. Nuestro objetivo con este llamado de atención es educar, así como resaltar la igualdad, el respeto y la inclusión”, señaló el alcalde de Chacao, Gustavo Duque en un comunicado.

Asimismo, la alcaldía de Chacao aseguró que “en Chacao somos garantes de los derechos humanos que cada ciudadano tiene como individuo y dentro de la sociedad”.

El joven Danny Toro, activista de la organización País Narrado, y su novio fueron abordados por un vigilante del establecimiento, quien los separó y los emplazó a retirarse, argumentando que se trataba de “un local familiar” y esa conducta no era tolerada allí, situación a la que se le sumó el encargado del local, quien señaló que ver a una pareja homosexual bailando le generaba “asco”.

Este municipio cuenta con una ordenanza aprobada el 9 de agosto de 2016 por el Concejo Municipal de Chacao, donde se sanciona “cualquier distinción, exclusión, restricción o preferencia, en cualquier ámbito público o privado, que tenga el objeto o el efecto de anular o limitar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de uno o más derechos”.

El reglamento hace un mención especial a la discriminación por orientación sexual, expresión o identidad de género, calificándola como “el hostigamiento, conducta abusiva, comportamientos, palabras, actos, gestos, escritos o mensajes electrónicos dirigidos a perseguir, intimidar, chantajear, apremiar, importunar y generar todo tipo de burla, marginación, rechazo, maltrato, difamación que impidan el desenvolvimiento de la vida cotidiana y condicionamiento el acceso a bienes y servicios, y pleno disfrute de los derechos de las persona lesbiana, gay, bisexual, travesti, transgénero, transexual e intersexual (LGBTI)”.