El gobierno extiende la flexibilización del ingreso de una serie de productos que ayudan a mejorar la oferta con precios dolarizados. Hasta el 30 de junio seguirá este exoneración.

El Ejecutivo nacional decidió extender por seis meses la exoneración del pago de obligaciones tributarias vinculadas a una serie de importaciones. Con decisión el decreto 4080 estará vigente, por lo menos, hasta el 30 de junio de 2020.

Esta medida apunta a facilitar las importaciones de bienes que mejoran la oferta de productos que escasean en el país, sobre todo alimentos y productos de higiene y limpieza.

Es también su objetivo favorecer la importación de bienes de capital e insumos que ayuden a reactivar el aparato productivo venezolano, que se encuentra a “un cuarto de máquina” y requiere de productos específicos para reanimarse y así elevar la oferta nacional de bienes y servicios.

Sin embargo, este objetivo aun no se percibe en la oferta que tienen los detallistas en el país y, si bien hay una mejora en el abastecimiento de los anaqueles, la oferta nacional sigue estando por debajo de los productos importados.

Esta medida ha facilitado las importaciones de alimentos y artículos de higiene personal, que se encuentran en lo ahora se ha llamado el “fenómeno bodegones”, que han proliferado en todas las ciudades del país.

El decreto exonera también del pago del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y la tasa por determinación del régimen aduanero a las compras en el exterior de “bienes muebles corporales, nuevos o usados”.

En la lista de productos exentos están la leche, carne, granos, trigo, avena, golosinas, preparaciones con cacao. Destacan también jabones, pañales y otros productos de higiene personal.

La resolución beneficia a empresas públicas y privadas.