Repudió una posible intromisión en el proceso electoral del 6 de diciembre, organizado por el CNE designado por el Tribunal Supremo de Justicia

Nicolás Maduro afirmó este miércoles que no intervendrá en los asuntos de Estados Unidos, especialmente en los reñidos resultados de la elección presidencial que aun están por definirse.

“No nos metemos en los asuntos internos de Estados Unidos ni de ningún país del mundo, cada país es dueño de su sistema político, de su sistema electoral”, dijo en transmisión del canal del Estado.

Abogó porque los venezolanos puedan resolver sus diferencias políticas a través de la vía democrática, “así como Estados Unidos está resolviendo su rollo electoral hoy”.

El gobernante reconoció que ha estado pendiente del desarrollo de los comicios estadounidenses desde la noche de la elección y hasta un día después cuando no hay resultados definitivos sobre quién ocupará la Casa Blanca.

Maduro criticó que la Unión Europea y el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, no se hayan pronunciado sobre el proceso comicial como lo hacen en otras latitudes.