Desde las 4:30 a.m., los residentes del 23 de Enero y de sus zonas aledañas escuchan los cohetones que son indicativo de la presente jornada electoral durante la pandemia de coronavirus

Los habitantes del 23 de Enero, una zona caracterizada por ser adepta al chavismo, reportan la mañana de este domingo 6 de diciembre electoral poca afluencia en sus centros de votación, situación que hace el ejercicio de su derecho se cuestión de minutos.

Durante un recorrido del equipo de Contrapunto, por al menos cinco centros, se pudo constatar que tres no tenían gusta fila de personas en espera, una no estaba operativa debido a que la máquina debía ser reemplazada y solo una tenía cinco personas en espera.

Desde las 4:30 de la mañana, los habitantes de la populosa parroquia caraqueña, escucharon los cohetones indicativos de una jornada electoral.

“Los cohetones hacían retumbar la casa”, contaba la cocinera Belkis Arteaga, mientras esperaba para elegir a sus próximos parlamentarios.

En los centros de votación se pudo comprobar que habían delimitado el distanciamiento de 1,5 mts entre los asistentes y se exigía el uso del tapabocas. También se pudo constatar que los integrantes del Consejo Nacional Electoral (CNE) portaban equipos de protección y procedían a desinfectar las manos de cada votante, que en su mayoría eran personas de la tercera edad.

Otro de los votantes presentes relató que el proceso es “hipermega rápida, escoges el tarjetón del partido que prefieras y automáticamente te aparece el voto por el candidato” aunque la “máquina no muestra el nombre del candidato sino del partido”. Sin embargo, en el ticket aparece la identificación del aspirante al Parlamento, en un proceso que duró menos de 5 minutos.

En los centros de votación también se pudo constatar que había personas a las afueras de los centros con hojas blancas, anotando a los ciudadanos que ya participaron en el proceso.

Durante las elecciones de este domingo se eligen los nuevos integrantes de la Asamblea Nacional (AN), un proceso que es rechazado por los integrantes actuales, representantes de la oposición venezolana y la comunidad internacional, quienes consideran que el proceso no cuenta con las garantías democráticas, como la transparencia, credibilidad e igualdad de condiciones entre los candidato, dándole el nombre de “farsa electoral”..