El presidente de Colombia, Iván Duque, dijo que los diálogos que tienen lugar en México entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición venezolana son esperanzadores, pero no hay que ser ingenuos con los resultados que puedan arrojar

Las delegaciones del gobierno de Nicolás Maduro y de la Plataforma Unitaria de Venezuela volverán a reunirse en México entre este viernes 24 y el lunes 27 de septiembre, con la facilitación de Noruega y el acompañamiento de los gobiernos de Rusia y los Países Bajos.

Esto ocurre en medio de tensiones, tanto a escala nacional y como materia de geopolítica, debido a varias acciones que se han podido interpretar como una serie de intentos para “torpedear” los procesos de negociación entre ambas partes en disputa. Entre estas destacan, la petición de incluir a Alex Saab, quien está a la espera de ser extraditado a EEUU, a la mesa de diálogo con la coalición opositora de Guaidó.

Estarían también las declaraciones del jefe de la delegación del chavismo, Jorge Rodríguez, que advirtieron hace una semana sobre un posible “quiebre” de las conversaciones, debido a que acusó a la delegación de Guaidó de querer “sabotear, condicionar y evadir” el Memorando de Entendimiento, firmado en el primer encuentro entre ambas partes.

Según la versión de la delegación del gobierno de Maduro, esta declaración ocurre porque “con sorpresa y vergüenza el país ha asistido a un conjunto de graves hechos y peligrosas declaraciones públicas que evidencian la naturaleza criminal”, debido a que Juan Guaidó afirmó ser garante de los activos de Venezuela en el extranjero con la potestad de Monómeros Colombo-Venezolanos S.A., Citgo y el oro venezolano en Londres.

En ese sentido, la experta en materia internacional Giovanna De Michelle aseguró a Contrapunto, que las recientes declaraciones de Jorge Rodríguez sobre el posible quiebre de la Mesa de Diálogo es una “muy mala señal” para la comunidad internacional y sobre todo para los terceros países que están directamente involucrados en este proceso de diálogo y negociación.

“Sin lugar a dudas, ante la comunidad internacional son varias las acciones y decisiones recientes de la administración de Nicolás Maduro, que se pueden interpretar como una intención concreta de abortar ese proceso en México”, dijo De Michelle.

La especialista mencionó que la petición de Jorge Rodríguez al Reino de Noruega, de incorporar a Saab a las reuniones en México “puede ser un acto simbólico por parte del madurismo, que tiene un impacto y eso es lo que se busca, además de que probablemente se estaba tratando de generar una reacción adversa por parte de la representación opositora en México”.

Por su parte, Laila Tajeldine, abogada, profesora de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV) y analista internacional aseguró que las declaraciones de Rodríguez son una alerta.

“Se ha notado en los últimos tiempos varios pasos que realmente están faltando al compromiso principal que se asumió en agosto con la firma del memorándum de entendimiento, porque evidentemente, cómo se puede hablar del regreso de los bienes y los activos de la nación cuando vemos que paralelamente a las mesas de negociación estamos viendo varias negociaciones que están llevando aparte”, afirmó a Contrapunto.

La especialista aseguró que esto significa que la dirigencia de la oposición estaría tratando de beneficiarse personalmente y evitar que entren los activos que Venezuela tiene en el exterior.

Esto ocasionó que la utilización de fondos en el extranjero para planes sociales y la modificación del sistema de justicia serán temas centrales de la nueva ronda de negociaciones que inicia este viernes en Ciudad de México, en el marco del diálogo para lograr una solución a la crisis económica y social en Venezuela.

Según se comunicó oficialmente tras la última ronda de diálogo, convinieron que el punto central de las próximas conversaciones serán el sistema de justicia y la institucionalidad venezolana, enmarcados en el tema del “respeto del estado constitucional de derecho”, que se incluyó en el memorando de entendimiento.

Gerardo Blyde, jefe de la delegación opositora para el diálogo de México reivindicó ante la prensa, tras la última ronda de negociaciones, la relevancia de abordar el tema “profundo y complejo” de la reinstitucionalización del país, mediante la consecución de un sistema judicial “independiente, soberano”.

Por otro lado, el presidente de Colombia, Iván Duque, afirmó en su discurso ante la Asamblea General de la ONU que los diálogos que tienen lugar en México, entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición venezolana son esperanzadores, “pero no hay que ser ingenuos con los resultados que puedan arrojar”.

“Los diálogos entre el Gobierno interino de Venezuela, que encarna la resistencia democrática, y la narcodictadura, si bien dan alguna esperanza, no nos permiten ser ingenuos, pues el único desenlace efectivo de ese encuentro es la convocatoria cuanto antes de una elección presidencial, libre, transparente y con una minuciosa observación internacional”, manifestó.

Por su parte, Nicolás Maduro acusó, ese mismo día, a su homólogo colombiano de estar al frente de una conspiración contra el diálogo que sostiene en México el Gobierno del país con la oposición.

“Hay una conspiración dura montada contra el dialogo de México. La cabeza de esa conspiración se llama Iván Duque (…) Hoy lo dijo en la ONU, se fue para Nueva York”, manifestó Maduro en un acto de su partido transmitido por el canal estatal Venezolana de Televisión (VTV).