Familiares denuncian entierro controlado del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo

Foto: Jonathan Lanza

Una hermana del capitán reconoció el cuerpo y fue trasladado desde la morgue de Bello Monte hacia el cementerio del este en La Guairita

Finalmente, 11 días después de la muerte, los familiares del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo (50), pudieron hacer un reconocimiento del cadáver para proceder a la inhumación, no obstante denuncian que se trata de un entierro controlado por el Estado.

Alonso Medina Roa, abogado del capitán, informó que los familiares manifestaron su inconformidad con el entierro controlado que ejecutó el Estado durante este 10 de julio.

Foto: Jonathan Lanza

“Los restos fueron entregados al Estado y es el Estado quien procede a la inhumación”, denunció Medina Roa.

En su perfil de Twitter, el abogado también escribió: “La inhumación controlada, podría interpretarse como una acción de cobardía e irrespeto a la familia del Capitán Rafael Acosta Arevalo, y a la sociedad en general”.

Explicó que el cadáver fue reconocido por una hermana del capitán Acosta Arévalo quien confirmó que la autopsia indica politraumatismo generalizado como causa de la muerte.

Al salir de la Medicatura Forense, la madre del capitán de corbeta, acompañada de una de sus hijas y una sobrina, prefirió no declarar a la prensa.

Foto: Jonathan Lanza

Al mediodía de este miércoles los restos del capitán de corbeta Acosta Arévalo fueron trasladados desde la morgue de Bello Monte hacia el cementerio del este en La Guairita donde fue sepultado.

Funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) impidieron el paso de la prensa al cementerio del este para hacer cobertura del entierro del capitán. De igual forma negaron el paso a las personas que iban a visitar tumbas y quienes debían pasar por motivos de velorios debían hacerlo caminando.

Foto: Jonathan Lanza

A metros del cementerio, la PNB colocó un piquete y por toda la zona colocaron varias alcabalas en las pedían identificación a todos los que pasaban por el lugar.

Waleswka de Acosta, esposa del capitán, denunció que ella no contrató los servicios del cementerio del este y que las autoridades retrasaron de manera deliberada la entrega del cadáver para evitar que lo velarán con el ataúd abierto.

El capitán de corbeta había sido reportado como desaparecido por su esposa desde el 21 de junio. Luego de siete días sin conocer sobre su paradero, el 28 de junio el abogado Medina Roa reportó que el capitán estaba siendo presentado el tribunales militares tras ser vinculado con una presunta conspiración contra Nicolás Maduro.

Según el testimonio de Medina Roa, luego de ver el estado en el que se encontraba el capitán, el juez del tribunal ordenó que lo trasladaran al hospital militar Vicente Salías en Fuerte Tiuna. El 29 de junio se conoció que el capitán había fallecido bajo custodia de funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim).