Katherine Martínez de Prepara Familia contó que el martes pasado Eliander ingresó por la emergencia del J.M. debido a una infección, a pesar de que el niño tenía meses sin estar hospitalizado

Este jueves 11 de julio falleció Eliander Bandres (10), paciente del servicio de nefrología del hospital J.M. de los Ríos debido a una insuficiencia renal crónica que lo mantenía dependiente a medicamentos inmunosupresores y a la maquina de hemodiálisis.

El martes pasado, Eliander ingresó por la emergencia del J.M. de los Ríos debido a una infección. El niño tenía meses sin estar hospitalizado.

A la organización Prepara Familia le preocupa que la muerte de Eliander tenga que ver con la existencia de una nueva bacteria en el servicio de nefrología del hospital pediátrico.

“Esa es nuestra preocupación. No sabemos si se trata de una bacteria en la maquina. Estamos hablando de un niño que llegó a la emergencia el día martes y que falleció el jueves. Es decir que fue una infección demasiado fuerte que actuó muy rápidamente”, expresó Katherine Martínez, directora de la ONG.

Eliander se convirtió en el décimo niño que fallece después del otorgamiento de medidas cautelares por la Corte Interamericana para los Derechos Humanos (Cidh) al servicio de Nefrología del J.M. en febrero de 2018, luego de que a partir de mayo de 2017 empezaran a fallecer más de siete niños debido a la contaminación en los tanques de agua y en la planta de osmosis.

Martínez detalló que en la actualidad existen ocho niños hospitalizados y 18 que se realizan hemodiálisis en el servicio.

También denunció que solo están funcionando nueve de las 15 maquinas de hemodiálisis que existen en el servicio, además, que a los tanques no se les ha realizado mantenimiento permanente y que a la planta de osmosis no le realizan limpieza desde agosto del año pasado, aunque recibió mantenimiento en marzo de este año pero gracias a la Cruz Roja.

Luego del otorgamiento de las medidas cautelares en 2018, Martínez alegó que el Estado lo que hizo fue “un maquillaje de la unidad a nivel exterior y arreglar las habitaciones de un área”, a pesar de que el laboratorio de nefrología sigue sin funcionar.

Otra medida que sigue afectando a los pacientes de nefrología, fue la suspensión del programa de procura de órganos en 2017, además del suministro irregular inmunosupresores y de antibióticos de amplio espectro. Prepara Familia insistió en que continuarán denunciando estas, y otras, irregularidades porque se trata de “una afectación muy grande”, dentro del J.M. de los Ríos.

En mayo pasado murieron seis pacientes del servicio de hematología del J.M. de los Ríos. Los niños esperaban por trasplantes de medula ósea.