Profesores, obreros y empleados cerraron este lunes el acceso a la Universidad Central de Venezuela por Plaza Venezuela para reiterar su exigencia: Que les paguen ahora el bono vacacional de 2022 y no en 2023

El acuerdo entre gremios afines al oficialismo y el gobierno del mandatario Nicolás Maduro, anunciado la semana pasada, para fraccionar el pago del bono vacacional a los trabajadores de la educación ha generado el rechazo absoluto de los sindicatos y organizaciones gremiales. Este lunes 8 de agosto, trabajadores de la Universidad Central de Venezuela cerraron el acceso por la entrada de Plaza Venezuela (Puerta Tamanaco) para reiterar su exigencia: el pago completo del bono vacacional.

Eduardo Sánchez, presidente del Sindicato de Trabajadores de la UCV (Sinatra-UCV), subrayó que hay dirigentes oficialistas dedicados a satanizarlos en lugar de resolver los problemas laborales. “Nosotros no estamos siquiera pidiendo un aumento salarial. Lo que estamos pidiendo es que el aumento salarial que decretó el presidente Maduro nos lo paguen; nos lo paguen como dice la Constitución y como dicen los contratos colectivos”.

La movilización de la gente “se debe a que los ministerios, conjuntamente con esquiroles sindicales entregados al gobierno, firmaron un acuerdo para pagar el bono vacacional de los trabajadores universitarios y de los educadores para pagar el bono vacacional en 2023”.

El profesor José Gregorio Afonso, directivo de la Asociación de Profesores de la UCV (Apucv), ratificó que este martes 9 de agosto realizarán una asamblea con trabajadores de las universidades y de la administración pública. También “estamos anunciando la convocatoria a una gran marcha el jueves 11 a la Asamblea Nacional”, porque “estamos completamente claros de que la responsabilidad del conflicto que mantenemos es del Estado venezolano”.