“El que tenga un malestar no puede ir a la escuela y se debe hacer un seguimiento”, expresó Vega

Lila Vega, coordinadora de la red de madres, padres y representantes, dijo este martes, 16 de febrero, que volver a las aulas de clases “es difícil pero necesario”, y sostuvo que si las medidas de protección que se recomiendan se cumplen, “se pueden abrir las escuelas”.

“Es una buena noticia que vuelvan a clases, tenemos a los niños fuera de las aulas por más de un año, y ha sido un reto en todos los países del mundo reiniciar clases. No basta que el presidente diga que vamos a iniciar las clases, porque ya lo ha dicho antes. Tampoco basta que es difícil, porque maestros no tienen la remuneración que merecen, no tienen agua en planteles y todo eso que sabemos. Volver a las aulas es difícil, pero necesario. Si las medidas básicas que se recomiendan se cumplen, se pueden abrir las escuelas”, dijo Vega en entrevista para TVV Noticias.

Agregó que se deben dividir los grupos de clases para garantizar la distancia física. Nuestras aulas son espacios muy abiertos. Sin duda hay un tema con el lavado de manos, cada familia puede contribuir con un potecito de alcohol. Debe haber seguimiento de contactos”.

A su juicio, la educación a distancia puede lograr algunas cosas, pero es muy limitada. “Si tienen suerte de un acceso a internet apropiado y su maestro también, no les urge que vuelva a clases, pero un niño con déficit de atención le cuesta estar pegado horas a una pantalla. Si no tiene maestros con acceso a internet. La gran mayoría de nuestros niños está sufriendo porque no está en el aula”, señaló.

Vega indicó que para lograr el retorno seguro a las escuelas se requiere de preparación. Se debe decidir cómo van a construir los cohortes de alumnos. Cada escuela debería prepararse, identificar qué áreas puede utilizar para abrir sus clases. Si van a ir determinados días a la semana. Disponer como deben estar colocados los maestros y estudiantes. Monitorear a las personas que vinieron a clase y quienes no, llamar e identificar porque no fueron. Garantizar la limpieza y si no hay personal, que lo hagan los padres de alumnos. También el maestro debe planificar que va a enseñar. “Todos trabajando juntos podemos generar un plan que nos permita empezar a recibir estudiantes”, recomendó.