Comenzaron una campaña para conseguir los recursos con los cuales comprar mil teléfonos inteligentes y entregarlos a las escuelas

Fe y Alegría comenzó una campaña para dotar a sus colegios con teléfonos inteligentes a fin de terminar el año escolar a distancia e iniciar el nuevo ciclo en una modalidad que presumen que será semipresencial.

Luisa Pernalete, coordinadora de Fe y Alegría, señaló que tener teléfonos inteligentes permite que las escuelas de la organización sigan ampliando su cobertura.

La meta no es entregar un teléfono a cada persona, sino un equipo a cada escuela, precisó, “para que puedan llegar a quienes no pueden llegar”. Esperan conseguir el dinero necesario para adquirir mil aparatos.

Pernalete piensa que el distanciamiento físico no será levantado totalmente hasta que haya una vacuna, y por eso hay que prepararse para cerrar las brechas. Disponer de computadoras parece misión imposible, y pensar que vamos a tener google classroom no es posible, pero con un teléfono inteligente puedes enviar infografías, resúmenes, videos cortos.

Según sus cálculos, solo 38% de los docentes de Fe y Alegría tiene teléfonos inteligentes. Son unos 90 mil estudiantes atendidos en 174 escuelas más centros de capacitación.