El rector de la Universidad Metropolitana, Benjamín Scharifker, aseguró que “ningún miembro de nuestra comunidad ha resultado positivo en pruebas realizadas por organismos oficiales para la detección del virus”

La esposa de un profesor de la Universidad Metropolitana (Unimet), Lydia Reiner de Katán, es la segunda víctima del coronavirus en Venezuela, reportada oficialmente. El rector de la casa de estudios, Benjamín Scharifker, explicó que el profesor Lyezer Katán, director de Investigación y Desarrollo, se encuentra hospitalizado.

“Al expresar a sus familiares y amigos nuestro sentido pésame por la dolorosa pérdida, informamos que la Sra. Lydia de Katán ingresó hace varios días en un centro de salud de la ciudad, presentando un delicado cuadro, y que tras su fallecimiento, se confirmó que las pruebas realizadas resultaron positivas al coronavirus COVID-19. Nos aflige, asimismo la noticia de que el profesor Katán se encuentra también hospitalizado. Nuestros pensamientos están con él en este momento, hacemos votos por su pronta mejoría”, subrayó.

Ante la alerta por el COVID-19 “la Universidad designó un equipo de trabajo (task force) integrado por miembros del Comité de Salud y Seguridad Laboral, que en conjunto y con asesoría del Servicio Médico, el Decanato de Estudiantes y la representación estudiantil, ha venido haciendo seguimiento de la situación global y local de la epidemia, emitiendo recomendaciones sobre medidas que hemos adoptado, dirigidas a la prevención de la propagación del virus en nuestra casa de estudios y la preservación de la salud de los miembros de nuestra comunidad”.

Tras la declaración de la pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud, el pasado 12 de marzo, “la Universidad anunció el 13 de marzo la suspensión de la actividad presencial en el campus universitario a partir del sábado 14. Desde hace dos semanas, sólo personal esencial para el funcionamiento de sistemas remotos, mantenimiento de servicios básicos y la seguridad de nuestras instalaciones, ha estado presente en el campus”.

Según Scharifker, “hemos podido constatar que ninguna persona en el entorno de trabajo del Decanato de Investigación y Desarrollo Académico, presenta síntomas de la enfermedad, y los informes del equipo conformado para atender la contingencia causada por el COVID-19 indican, asimismo, que ningún miembro de nuestra comunidad ha resultado positivo en pruebas realizadas por organismos oficiales para la detección del virus”.