Era imposible retomar las clases presenciales en el mes de abril y no solo por las variantes del coronavirus, sino por el estado de la infraestructura escolar y porque el Ministerio de Educación no puede garantizar la bioseguridad del personal, enfatizó este viernes Orlando Alzuru, presidente de la Federación Venezolana de Maestros.

“El docente no es culpable de que no haya gasolina, ni de que no funcione el transporte público”, aseveró Alzuru. Este año escolar “habrá que concluirlo de esta manera” y para volver en septiembre “el gobierno está en la obligación de recuperar la infraestructura y asegurar las condiciones de bioseguridad”.

No basta con vacunar a los docentes; también hay que vacunar a los estudiantes, aseveró.

Los mayores interesados en que haya clases presenciales somos los gremios, acotó. “Tenemos que volver, el gobierno tiene que resolver los problemas esenciales”, insistió en una entrevista este viernes con Unión Radio.

Las consultas en semanas flexibles deben hacerse “siempre y cuando haya condiciones de bioseguridad”, subrayó.

Citó resultados de un estudio realizado en todo el país con población general: 84% no va al médico porque no tiene los recursos económicos. Un 97% dice que no tiene condiciones para vivir, 98% afirma que no puede comprar ropa, 79% reporta que solo usa lo indispensable.