Con más de 20% de las maestras y los maestros dedicados a “matar tigres” y con más de 95% de los planteles deteriorados terminó el año escolar 2020-2021, aseguraron este miércoles integrantes de la Unidad Democrática del Sector Educativo (UDSE).

El ciclo terminó, no con aprendizaje, sino con “tareísmo”, alertó la dirigente Raquel Figueroa.

La educación está en crisis total, aseveró, y el Estado “debe garantizar las condiciones necesarias para que se arranque un proceso escolar presencial”, señaló Figueroa.

Se ha entronizado la pobreza en la educación, lamentó.

La UDS está organizando un encuentro nacional del sector, para definir nuevas acciones a seguir.