Considera que “la Unesco está enfilada a la protección de la educación en el mundo”

El presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad Simón Bolívar, profesor William Anseume, pidió a la Unesco tomar “acciones urgentes” ante la gravedad y complejidad de la situación de la educación venezolana. “Se precisa una intervención internacional humanitaria también en lo concerniente a la educación”, sostuvo.

“Enviamos una comunicación que expresa la preocupación y solicita una toma de acciones urgentes a la Unesco ante la gravedad y la complejidad de la situación que atraviesa la educación venezolana en su conjunto en estos momentos y de cara al futuro. La enviamos sectores sociales y políticos, comprometidos con la educación en Venezuela, a la Directora General de esa organización de las Naciones Unidas, señora Audrey Azoulay, con la esperanza de que también sea atendida por la subdirectora general de educación de la Unesco, señora Stefania Giannini”, señaló.

La carta la firmamos la presidenta de la subcomisión de educación de la Asamblea Nacional, diputada Bolivia Suárez, el diputado Luis Barragán, Gricelda Sánchez por el Sindicato Venezolano de Maestros, David Gómez Gamboa, director fundador de Aula Abierta, el filósofo José Rafael Herrera y mi persona. Pero podrá ser respaldada por los educadores y todos los ciudadanos defensores y creyentes en la educación en Venezuela”, dijo.

Agregó que conocen “el interés de la Unesco en el proceso gigante de deterioro de la educación en Venezuela, que no es reciente ni artificial. No es producto de la pandemia, aunque ésta incida significativamente, ni de una ficticia guerra económica. Es producto del interés por destruirla desde el poder mal ejercido”.

Anseume indicó que “el atropello es inmenso en los derechos humanos que conciernen a la educación, al trabajo, a la vida; implica una flagrante violación de nuestra constitución y de todos los acuerdos internacionales. Se precisa una intervención internacional humanitaria también en lo concerniente a la educación”.

Expresó que “en Venezuela la paralización al menos de la educación pública, con estragos inmensos en la privada, es total y será definitiva sin una intervención inmediata que nos libre de la catástrofe que se perfila aguda si no se detiene de una vez la profundización del deterioro generado por un régimen que ha desconocido todos estos años tanto a la educación como a sus hacedores”.