25.7 C
Caracas
viernes, 27 enero, 2023

Regreso a clases en Venezuela (III): El hambre se sienta en los salones

Texto: José Gregorio Yépez y Vanessa Davies

Fecha:

Comparte:

Según el «Diagnóstico de Educación Básica en Venezuela: reporte final» -elaborado por UCAB, Anova y Fundación Carvajal- 48,8% de los estudiantes dice comer menos de 3 veces al día y se estima que 56,9% se encuentra en situación de vulnerabilidad alimentaria. «Cerca del 50% de los docentes reportó haber perdido entre 6 y 15 kilogramos de peso en los últimos dos años»

La pobreza vive en los salones de clases de Venezuela y se evidencia no solo en el estado de las escuelas y en la falta de insumos para cumplir con los objetivos educativos. Se nota en las dificultades la gente para poder enviar sus hijos al colegio debido al dinero que supone sostenerlos en el sistema escolar.

Lesbia intentaba comprar los útiles escolares de su hijo que estudia cuarto grado en una escuela pública, y sacaba cuentas para rendir el dinero en la Plaza Brión de Chacaíto. “No puedo llevar todo, no me alcanza. Los zapatos todavía le sirven y en diciembre trataré de hacer una nueva compra, siempre llega algo”, dice Lesbia, mientras observa libretas (para varias materias) a 10 dólares, cuadernos a dólar (y si son cuadriculados y doble línea suben a 1,8 dólares).

El uniforme del niño, camisa blanca y pantalón de poliéster, costó 20 dólares, “pero tengo comprarle dos por lo menos, no puede ir con la misma ropa toda la semana. También tengo una franela vieja del año pasado que puede servir”.

Así que Lesbia, que gana en una fábrica como obrera 100 dólares mensuales, gastó 40 dólares solo en ropa. “Soy una privilegiada», afirma. «Muchos de mis vecinos no pueden mandar al chamo a la escuela. Los ponen a trabajar o a pedir”. El Programa de Alimentación Escolar (PAE) llega a veces: «Uno no sabe si le van a dar la comida al muchacho. Yo, como puedo, le mando alguito para que no esté sin comer hasta que salga”.

Neuronas sin alimentos

La sociedad venezolana pasó de un ingreso per cápita de 12.000 dólares al año en 2013, a 1.600 dólares anuales en 2020, de acuerdo con el Banco Mundial. La contracción durante siete años seguidos del Producto Interno Bruto, entendido como capacidad de generar bienes y servicios de una economía, impactó a todos los sectores de la población; en especial, a los más vulnerables.

El salario mínimo de 130 bolívares equivale hoy a 16 dólares mensuales; es decir, 0,53 centavos de dólar al día. Esto coloca debajo de la línea de pobreza extrema a quienes devengan la remuneración mínima como ingreso único. El Banco Mundial sostiene que quienes sobreviven con menos de 1,90 dólares al día son pobres extremos.

«La desnutrición aguda bajó, pero los niños (de 0 a 5 años) con retardo de crecimiento subieron de 11% a 35% en todo el país. Eso es brutal. 35% de los niños con retardo de crecimiento es brutal. Es una cosa sumamente preocupante. Estamos de segundos después de Guatemala, y Guatemala es el cuarto del mundo. Venezuela, con los recursos que tiene, se ha permitido hipotecar el capital humano de esta manera», lamenta la nutricionista Susana Raffalli. Este es «el hijo de la caja CLAP, del aceite, del arroz, de la lenteja. Es el niño que no ha comido una proteína fuente de hierro en sus dos o tres años de vida, o nació ya con retardo del crecimiento».

Menos ingresos es igual a menos alimentación. Según el «Diagnóstico de Educación Básica en Venezuela: reporte final» -elaborado por UCAB, Anova y Fundación Carvajal- 48,8% de los estudiantes dice comer menos de 3 veces al día y se estima que 56,9% se encuentra en situación de vulnerabilidad alimentaria. «Igualmente, cerca del 50% de los docentes reportó haber perdido entre 6 y 15 kilogramos de peso en los últimos dos años. El 85,7% dijo no contar con seguro médico».

“Un niño mal alimentado no solo afecta su proceso de crecimiento sino que afecta sus procesos educativos y cognitivos, esa capacidad de sinapsis, de desarrollo neuronal que garantiza, entre otros elementos, la alimentación. Sin alimento no hay estudio”, sentencia Carlos Trapani, coordinador general de Cecodap.

El Programa Mundial de Alimentos, en un trabajo de campo realizado en 2019, encontró que el «7,9 % de la población en Venezuela (2,3 millones) está en inseguridad alimentaria severa y un 24,4 % adicional (7 millones) está en inseguridad alimentaria moderada».

PAE: Una columna que se derrumba

Una investigación realizada por Cecodap revela que 55% de las escuelas reportan fallas en el PAE. “Lo que hemos identificado es que en muchos centros educativos el programa de alimentación escolar dejó de funcionar, o funciona sin cumplir criterios nutricionales ni en cantidad ni en calidad suficiente que requieren los niños. La falta de alimentación en las escuelas es un factor de riesgo para que los niños salgan del sistema escolar”, señala Trapani.

Estos resultados se parecen a las conclusiones de la Encuesta Nacional sobre Condiciones de Vida (Encovi), según las cuales en 2021 la cobertura del PAE cayó de 4,5 millones a 1,3 millones de escolarizados; en otras palabras, solo llega a 19% de la población que debió ser asistida por este programa gubernamental. De esos 1,3 millones solo 14% afirmó que el PAE llegaba todos los días.

«A pesar de que el 90,2% de los colegios reportó estar afiliado al Programa de Alimentación Escolar (PAE), el 83,6% califican el servicio de regular a negativo. Solo 32,27% de los colegios recibe el servicio todos los días de clases y 36,67% varias veces a la semana», subrayó el «Diagnóstico de Educación Básica en Venezuela: reporte final».

Carlos Trapani alerta que en este momento existe una elección contraria a los derechos de la niña y el niño: “Las familias están en la disyuntiva entre que el niño coma o vaya a la escuela». El alimento que recibe en la escuela en algunos casos es un soporte, en otros es el complemento «y en algunos es el único alimento que reciben los niños”.

En un contexto de emergencia, en el cual «el salario y el presupuesto han perdido capacidad de compra, en donde hay una dolarización de facto que ha agrandado las brechas en el acceso a alimentos y a bienes y servicios, para muchas familias la alimentación escolar es un ayuda importante y valiosa”. Por eso, insiste, «en las escuelas públicas deben garantizarle un PAE de calidad y de acuerdo con criterios nutricionales”.

El Programa Mundial de Alimentos se puso como meta garantizar la asistencia alimentaria a 1,5 millones de personas hacia el fin del año escolar 2022-2023. Sin embargo, la crisis económica y la falta de programas de alimentación escolar persisten como causas de inasistencia escolar, reitera Eduardo Cantera, director del Centro de Innovación Educativa de la UCAB.

Lea también: Regreso a clases en Venezuela (II): Los maestros se fueron de las aulas para resolver su situación económica

Para contactarnos escribe a nuestro correo editorial [email protected]
Recibe la actualización diaria de noticias a través de nuestro Grupo WhatsApp 
Twitter | Instagram

━ más como esto

Así cerró el dólar paralelo este viernes #27Ene

La variación respecto de la cotización de apertura fue de -0,27% El dólar paralelo cerró la jornada de este viernes con un mínimo retroceso de...

Índice Bursátil Caracas cerró en 399,34 puntos este viernes

Resumen semanal de mercado En la Bolsa de Valores de Caracas, entre el 23 y el 27 de enero de 2023, se negoció un total...

PDVSA sostuvo encuentro con prestadores de servicio

El presidente de Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA), Pedro Rafael Tellechea, sostuvo un encuentro con los prestadores de servicios estratégicos de la industria petrolera para solventar...

Sociedad civil venezolana pide al alto comisionado de DDHH que exija al gobierno descartar ley para controlar las ONG

Hay un grave peligro "de cierre del espacio cívico", enfatizó Andrea Santacruz, representante de Civilis Más de 100 organizaciones de Venezuela reiteraron este viernes las...

Detuvieron a activista María Fernanda Rodríguez después de reunirse con alto comisionado de DDHH: Ya fue liberada

La activista María Fernanda Rodríguez fue detenida este viernes 27 de enero, horas después de reunirse en Caracas con el alto comisionado de Naciones...