El abogado afirmó que pareciera que los responsables de estos crímenes desconocen informes actualizados por parte de la alta comisionada para los derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet

El abogado defensor y coordinador de la Defensa por los Derechos Civiles, Rafael Narváez, fustigó la nueva pretensión por parte del Estado en cambiar denominación  de los centros de detenciones para presos políticos, colocando el nombre de centros para procesados y penados olvidando que la “Tumba” fue creada por funcionaros del SEBIN para encerrar a detenidos aplicándole todo tipo de torturas.

“Fueron creadas vulnerando todas sus garantías constitucionales y procesales, audiencias sin permitir defensa privada, imponiendo defensores públicos, creación de Estado sin la garantía de una buena calidad en la defensa para el detenido, olvidan los asesinatos ya hoy día reconocidos por el Ministerio público del concejal Fernando Alban y Acosta Arévalo por torturas, golpizas, descargas eléctricas y vejaciones al estilo Nazi”, dijo en una nota de prensa.

En ese sentido, el abogado afirmó que pareciera que los responsables de estos crímenes desconocen datos actualizados por parte de la alta comisionada para los derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, informe de la misión independiente de determinación de los hechos de la ONU y el expediente que procesa la CPI contra el Estado por Crímenes de Lesa Humanidad. 

El coordinador por los derechos civiles y abogado penalista expresó que la reforma del sistema judicial incluyendo códigos y leyes son unas ofertas engañosas creando falsas expectativas en una posible liberación de presos políticos, mientras los poderes públicos no se revelan contra la disciplina partidistas impuesta por el ejecutivo.

Para finalizar, el defensor por los derechos civiles insistió en que el SEBIN y la DGCIM ya se encuentran sembrados en la población venezolana como “cunas de las torturas “más horrendas contra los presos políticos”.