El defensor de los DDHH aseguró que el gobierno sigue siendo “indolente con un pueblo pacífico, tolerante y sufrido que se refugia en Dios para resistir”

El ex parlamentario y coordinador de la defensa por los derechos civiles, Rafael Narváez, condenó la indiferencia del Estado con los médicos venezolanos y el sector salud en general; al iniciar el plan de vacunación con el sector salud de otros países dejando en el olvido a los más vulnerables. 

El defensor por los derechos civiles le pregunta al Estado, ¿ qué cifra de contagios y de muertos por la COVID-19 se necesitan para reaccionar y adquirir de manera inmediata las vacunas para salvar vidas y detener la cadena de contagios del virus?.

“Qué más le toca sufrir a nuestro pueblo que sigue soportando una crisis económica devastadora, que sale todos los días a retar al virus para poder llevar a casa los pocos alimentos a sus hijos , que no tiene como pagar no tiene seguro para  tratamiento contra el virus por que las clínicas privadas también colapsadas están prohibidas para el pobre por los costos en miles de dólares y los hospitales públicos no dan respuestas por que no cuentan con las herramientas sanitarias”, expresó el ex parlamentario. 

“De manera que estamos en presencia de un Estado intoxicado de poder, que no cesa en violación a los derechos humanos, desacatando su obligación contemplada en el Art 19 CRBV, que establece el garantizar y hacer respetar los derechos humanos, el derecho a la vída y a la salud son DDHH”, finalizó el defensor.