La dirigente reportó que los ciudadanos que diariamente intentan cruzar la frontera por los pasos irregulares, llamados comúnmente “trochas”, sufren humillaciones, vejaciones y son víctimas de la delincuencia

La violencia en el lado venezolano de la frontera con Colombia se ha agudizado en los últimos días, en los que “han asesinado a personas que utilizan las vías irregulares”, denunció este lunes la diputada electa en 2015 Karim Vera.

“No es posible que frente a la crisis económica que enfrentamos desde este lado, algunos funcionarios mantienen su indiferencia a los hechos que se están presentando, donde la pérdida de vidas humanas va en aumento y no pueden ser evaluadas como simples estadísticas, frente a la incapacidad de solventar el problema”, dijo Vera en un comunicado.

También reportó que los ciudadanos que diariamente intentan cruzar la frontera por los pasos irregulares, llamados comúnmente “trochas”, sufren humillaciones, vejaciones y son víctimas de la delincuencia.

La dirigente indicó que algunos funcionarios se han sumado al “negocio” de cobrar pasajes y traslados por estas rutas.

“Esos espacios son un punto de comercio para grupos irregulares y supuestas autoridades venezolanas que son cómplices del maltrato que enfrentan los venezolanos”, subrayó.

Por todo ello, pidió que la apertura de la frontera común no tenga un fin electoral, sino que sea parte de una estrategia del Estado para garantizar la seguridad y desarrollo económico del sector.

“(La apertura) debe ser tomado como una estrategia de Estado para garantizar seguridad y desarrollo económico a una zona deprimida y destruida por el capricho de algunos, mientras muy pocos tienen grandes negocios, aprovechándose de este cierre unilateral poniendo en riesgo la vida de venezolanos”, apostilló.

El pasado 3 de septiembre, el diputado de la Asamblea Nacional electa en 2020 Freddy Bernal informó que representantes de Colombia y Venezuela sostuvieron un encuentro para estudiar la posible reapertura de la frontera, cerrada al paso vehicular desde el año 2015.

Bernal indicó que uno de los acuerdos es establecer un “cordón escolar bioseguro” para que los niños que viven en las poblaciones de San Antonio, Ureña y Boca de Grita, del estado Táchira, puedan asistir a sus colegios en Villa Rosario, Cúcuta y Puerto de Santander, en Colombia, según dijo en declaraciones al canal estatal VTV.

Asimismo, señaló que, en el encuentro, se aprobó la creación de un equipo de trabajo para evaluar lo que sería la posible apertura comercial de la frontera con Colombia, con “unos protocolos de bioseguridad previamente establecidos”.