El abogado defensor Joel García lamentó que hasta el momento el opositor debería cumplir su pena en un centro de reclusión penal

Este miércoles en la mañana Joel García, abogado defensor del diputado electo en 2015 Juan Requesens aseguró que el caso del dirigente de la oposición se ha acelerado al punto de tener tres audiencias por semana, por lo que sería el mes de septiembre el mes de culminación definitiva del juicio que inició en 2019.

García afirmó a Contrapunto que el juicio no se ha detenido, ni en semana radical, ya que “faltan pocos órganos de prueba por evacuar”, lo que significaría que cada semana se estaría más cerca de un dictamen final por parte de las autoridades judiciales de Venezuela.

En ese sentido, reiteró que las autoridades no tienen ninguna prueba para condenar al diputado electo en 2015, que fue acusado de formar parte del intento de magnicidio contra Nicolás Maduro el pasado agosto de 2018. Sin embargo destacó que pese a que jurídicamente no hay culpabilidad en esos hechos, el juicio ha sido manejado políticamente.

“Sabemos que la decisión la toman otras personas (…) Más de uno que no ha tenido nada que ver con un hecho ha sido judicializado por medio de un juez que se presta para judicializar la política”, dijo García mientras se dirigía a la audiencia de este 25 de agosto que está prevista para las tres de la tarde.

Además de eso, al ser preguntando que si en dado caso de que Requesens reciba una sentencia condenatoria el dirigente pudiera recibir la medida de casa por cárcel para cumplir su condena, el jurista lamentó que hasta el momento el opositor debería cumplir su pena en un centro de reclusión penal.

Hace tan solo una semana, García dijo con respecto a la salud del dirigente, que durante su detención en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) en El Helicoide presentó un estado de salud preocupante debido a una cirugía bariátrica que se realizó Requesens hace unos años, García dijo que se encuentra en mejores condiciones luego de que se le otorgara la medida de casa por cárcel.

“Cuenta con las condiciones de salubridad y de atención médica (…) Sin embargo la secuela de estar en prisión por casi dos años de alguna manera pasa factura (…) Pero él está bien anímicamente, al tanto de los hechos de la política y del acontecer diario del país”, aseveró.

A Requesens se le había imputado siete delitos: instigación pública continuada, homicidio calificado en grado de frustración contra el presidente Maduro, homicidio calificado en grado de frustración contra los militares de la Guardia Nacional Bolivariana, uso de artefactos explosivos, asociación para delinquir, financiamiento al terrorismo y traición a la patria.